27 de febrero de 2018
27.02.2018

El Ayuntamiento reduce hasta los 23 días el periodo medio de pago a proveedores

La capital tinerfeña es la ciudad canaria más ágil en atender estas obligaciones económicas

27.02.2018 | 16:53
Una oficina municipal.

Santa Cruz de Tenerife se destaca como la ciudad con el promedio de espera más bajo en el pago a proveedores de Canarias, al volver a reducir el tiempo de espera en enero de 2018 a tan sólo 23 días, según informó este martes 27 de febrero el octavo teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Juan José Martínez.

Martínez puso en valor que "el Ayuntamiento de Santa Cruz, en la última relación comparativa de noviembre, registraba un promedio de espera en el pago a proveedores de 40 días, y en tan solo tres meses lo hemos conseguido reducir más de un 40% hasta los 23 días actuales que tarda una empresa o un autónomo en cobrar una factura en Santa Cruz".

La evolución de los datos a mes de enero en los últimos tres años refleja que el pago a proveedores ha pasado de 31 días en 2015 a 37,9 en 2016 y 39,3 en 2017 hasta los 23 días en la actualidad.

"Esta progresión tan positiva sitúa a Santa Cruz como la ciudad del Archipiélago con un tiempo de espera menor, lo que representa un factor determinante en la confianza hacia el Ayuntamiento y en la contabilidad de las empresas y profesionales autónomos que trabajan con nosotros y que saben que van a cobrar con prontitud y diligencia", señaló.

Precedentes


De acuerdo a la información del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas del último trimestre del año pasado, Santa Cruz de Tenerife se sitúa claramente por debajo de la media nacional (58,85 días) y de los registros de las principales ciudades de la comunidad autónoma como Las Palmas de Gran Canaria (89,29 días), La Laguna (69,88 días) y Telde (326,62 días).

Cabe recordar que la Ley de Morosidad aprobada en 2010 establece un plazo de 30 días para el abono de las facturas por parte de las administraciones públicas.

El concejal de Hacienda señaló igualmente que "el ajuste a la baja del periodo de espera para cobrar del Ayuntamiento no es un hecho aislado ni producto de un factor específico, sino que se encuadra en una política de gestión global basada en la eficiencia, en el cumplimiento de las obligaciones de consolidación fiscal y especialmente en la exigencia que nos pedimos a nosotros mismos para alcanzar un grado muy notable de ejecución presupuestaria importancia que les estamos dando".

Por último, Martínez destaca que esta transformación en la gestión no sería posible "sin el esfuerzo y el compromiso de los funcionarios del Ayuntamiento especialmente de las áreas gestoras del gasto y de Hacienda, Tesorería e Intervención".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine