22 de febrero de 2018
22.02.2018
ÚLTIMA HORA
El PSOE se consolida como primera fuerza y el PP de Casado supera a Cs, según el CIS

La degradada manzana de Miraflores, en Santa Cruz, inicia su cambio de imagen

Las palas derriban una de las viejas casas de la zona, en la que se ejerce la prostitución

22.02.2018 | 23:28
La degradada manzana de Miraflores, en Santa Cruz, inicia su cambio de imagen
Derribo del número 23 de la calle Puerta Canseco, en Santa Cruz.

Los futuros pisos de Juan Padrón y Puerta Canseco ya se venden en internet por 230.000 euros

El proyecto de urbanización previsto para cambiar la imagen de la degradada manzana de Miraflores, zona del centro de Santa Cruz formada por viejas casas, en algunas de las cuales se ejerce la prostitución, ya ha comenzado. Este jueves, 15 de febrero, arrancaron los trabajos de demolición de uno de los antiguos inmuebles que se tirarán para construir nuevos edificios de uso residencial. En concreto, se trata del número 23 de la calle Juan Padrón, esquina con la calle Carmen Monteverde.

La licencia ha sido concedida por el Ayuntamiento capitalino a la empresa Proimsar, que también tiene permiso para derribar el edificio que se encuentra al lado, el número 21 de Juan Padrón, equina con Puerta Canseco. Sin embargo, en este caso, y según lo aclara el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, del PP, dicho inmueble no se podrá tocar hasta que el Consistorio cuente con los informes sobre su valor patrimonial, "cumpliendo así con el acuerdo alcanzado con el Cabildo", que considera que varios de los edificios de la manzana de Miraflores deben ser protegidos, a pesar de no estar incluidos en el catálogo municipal y de que ya cuentan con licencia de demolición por parte de la Gerencia de Urbanismo.

Por lo tanto, y al igual que ha ocurrido con el número 23 de la calle Puerta Canseco, cuyo derribo, solicitado por la empresa Isieve, fue paralizado en diciembre por el Cabildo, la entidad Proimsar no podrá ejecutar ninguna obra en el 21 de Juan Padrón, construcción proyectada por Enrique Marrero Regalado en 1949 y que para la Corporación insular tiene un "valor patrimonial incuestionable", hasta que no se conozcan los resultados de los informes. "Nos comprometimos con el Cabildo a frenar estas dos demoliciones, que ya cuentan con licencia municipal, hasta que se realicen los estudios. Ya los hemos encargado a una empresa externa y en estos documentos se establecerá si realmente dichos inmuebles deben o no ser protegidos", apunta el concejal de Urbanismo.

Juzgado

La paralización por parte del Cabildo del derribo del número 23 de Puerto Canseco a finales de 2017 provocó un conflicto político y técnico entre la Corporación insular y el Ayuntamiento de Santa Cruz, que acabó en el Juzgado. El Consistorio chicharrero manifestó que las licencias de demolición otorgadas a las empresas eran legales porque los inmuebles que el Cabildo quiere proteger no están incluidos en ningún catálogo y la Corporación insular, que defiende la protección de 550 edificios no catalogados en la capital, acusó al Ayuntamiento de no defender el patrimonio histórico del municipio. Finalmente, el 29 de enero de este año ambas administraciones llegaron a un acuerdo, estableciendo la elaboración de informes externos para comprobar el valor real de dichas construcciones.

A diferencia del número 23 de la calle Puerta Canseco y del 21 de Juan Padrón, para demoler el 23 de Juan Padrón no ha habido ningún impedimento. Y es que este inmueble no se encuentra en el citado listado del Cabildo, por lo que no ha sido necesario realizar ningún informe sobre su posible valor patrimonial. Los trabajos de derribo iniciados este jueves provocaron el corte de parte de la calle y causaron la sorpresa de todos aquellos ciudadanos que paseaban por la zona. También las personas que ejercen la prostitución en la manzana de Miraflores observaban con preocupación lo que está ocurriendo a su alrededor.

Fue La Opinión de Tenerife el medio de comunicación que anunció en abril de 2017 que el Ayuntamiento había aprobado un proyecto de urbanización, promovido por empresas privadas, para cambiar la imagen de la degradada y abandonada manzana de Miraflores, formada por las calles Carmen Monteverde, San Francisco de Paula, Juan Padrón y Miraflores. Este jueves dicho proyecto se ha empezado a convertir en realidad, a pesar del conflicto originado entre el Consistorio chicharrero y el Cabildo. Tanto es así, que ya en Fotocasa se ofertan pisos nuevos en esta zona para aquellos que quieran adquirirlos, por 230.000 euros.

Puerta Canseco. La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz ha otorgado una licencia de demolición del número 23 de la calle Puerta Canseco a la empresa Isieve, para la construcción de un edificio de cuatro plantas. La obra fue paralizada por el Cabildo en diciembre de 2017 porque considera que este inmueble tiene valores patrimoniales que deben ser protegidos. Se está a la espera de un informe municipal sobre dicho aspecto. Este jueves, operarios de la empresa estaban apuntalando la vivienda para garantizar la seguridad de los ciudadanos y bienes.

Juan Padrón. Urbanismo ha otorgado a Proimsar licencias para la demolición del número 23 de la calle Juan Padrón, esquina con Carmen Monteverde, la cual ya ha comenzado, y del número 21 de Juan Padrón, equina con Puerta Canseco, que no se podrá iniciar hasta que estén listos los informes sobre su valor patrimonial encargados por el Ayuntamiento, a petición del Cabildo. Proimsar tiene previsto construir en estas parcelas un gran edificio residencial de cinco plantas.

Miraflores. La empresa Daltre ha pedido a Urbanismo licencias para demoler dos edificios de Miraflores, los cuales son utilizados para ejercer la prostitución y los cuales se encuentran en el listado de inmuebles que el Cabildo quiere proteger. Urbanismo estudia en la actualidad dicha solicitud, que aceptará si se cumplen los requisitos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook