19 de enero de 2018
19.01.2018

El Centro de Internamiento de Hoya Fría acogerá a los usuarios de Gran Canaria

Mercedes Roldós anuncia el inicio de las obras de mejora del espacio de Barranco Seco en febrero, por lo que el de Tenerife será el único del Archipiélago que permanezca bierto

20.01.2018 | 04:00

El Centro de Internamiento de Extranjeros (CEI) de Barranco Seco, en Las Palmas de Gran Canaria, cerrará sus puertas en el mes de febrero debido al inicio de una serie de obras de remodelación y mejora. Por ello, será el CEI de Hoya Fría, ubicado en Santa Cruz de Tenerife el único que permanecerá en funcionamiento durante los trabajos, y albergará a los usuarios del de Gran Canaria. Así lo anunció en el día de ayer la delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldós, quien añadió que las obras proyectadas obligarán a cerrar el centro de Barranco Seco para, así, poder mejorar las instalaciones.

La Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior convocó el pasado día 9 la licitación para la contratación de la obra de reforma del edificio de Las Palmas de Gran Canaria, con un presupuesto de casi 1.300.000 euros. En este sentido, Mercedes Roldós destacó que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, "siempre ha dejado clara su intención de llevar a cabo la mejora de los centros de internamiento de extranjeros y ese objetivo se está convirtiendo estos días en una realidad gracias a la aprobación de la dotación presupuestaria para iniciar de manera inminente los trabajos de mejora y acondicionamiento del centro de Barranco Seco".

El inmueble de Gran Canarias se inauguró con un centenar de plazas en el año 1934 con el objetivo de albergar la Prisión Provincial de Las Palmas, una función que desempeño durante más de 40 años. En la actualidad, este centro tiene capacidad para 168 internos. Mientras tanto, el centro de tinerfeño de Hoya Fría está configurado para albergar a 238 personas. Pese a la baja ocupación de este centro en el presente, el espacio llegó a acoger a unos 1.100 retenidos en el año 2009, durante la llegada masiva de inmigrantes a las costas canarias.

El CIE de Hoya Fría, que ha sido clasificado como un "centro modélico", ha acogido en ocasiones anteriores a inmigrantes de Barranco Seco. La última vez fue en marzo de 2016, cuando 40 personas fueron trasladadas para poder ejecutar algunas obras de mejora en el espacio de Gran Canaria.

Descenso de la inmigración

La delegada del Gobierno de Canarias, Mercedes Roldós, también indicó ayer que, "frente a lo que algunos pretenden hacer creer, no se ha experimentado ningún repunte de la inmigración irregular porque los datos comparativos entre los años 2016 y 2017 demuestran que la inmigración irregular por vía marítima ha caído en un 38%". Roldós reconoció que "nos preocupó que a final del año pasado llegaran dos cayucos con casi 200 personas porque eso hacía muchos años que no sucedía" y por eso las autoridades continúan trabajando.

La delegada reconoció que "la experiencia de Canarias en la crisis migratoria del año 2006 ha servido mucho para el trabajo que se hace actualidad y ha favorecido a la consolidación de la cooperación internacional y a la creación de patrullas conjuntas en los países de tránsito y origen de la inmigración irregular, como Marruecos, Senegal, Mauritaria o Mali, en los que tenemos colaboración entre los cuerpos y fuerzas de seguridad de los diferentes estados". Mercedes Roldós también insistió en que la mejora de la seguridad de los países de origen de la inmigración irregular, la mejora de la seguridad diplomática y la mayor estabilidad política de muchos de esos países ha posibilitado avances en este sentido.

"La cooperación internacional también ha mejorado gracias a la recuperación económica puesto que se ha aumentado la dotación presupuestaria y todo esto favorece la contención de la inmigración, y sobre todo la lucha contra las mafias que trafican con las personas", explicó la delegada del Gobierno, quien enfatizó que es precisamente en este último punto "al que tenemos que dedicar un esfuerzo más importante".

A pesar del descenso del 38% de la inmigración irregular que llega a Canarias, Roldós aseguró que "tenemos que seguir trabajando y no podemos bajar la guardia". La delegada señaló que existe "cierta inmigración irregular ligada al narcotráfico" que ha quedado patente a lo largo del último año: "Las narcopateras también llegan a Canarias con inmigrantes irregulares a bordo y, por eso, seguimos trabajando en la mejora de las aduanas, dotando de más y mejores medios a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, a los que también ha que otorgar mayores recursos humanos e impulsando la cooperación internacional". ´

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine