20 de abril de 2008
20.04.2008
40 Años
Música
Ima Galguén

En un rincón de La Palma

16.04.2008 | 12:11
La cantante y compositora Ima Galguén.

Tijarafe está a una hora y media de cualquier barco o avión que salga o entre en La Palma. Pero está en cualquier lugar del mundo gracias al ADSL. Ahí, en Tijarafe, hace música Ima Galguén, que tiene nuevo disco.

Pocas artistas canarias pueden presumir de contar con seis discos de estudio y presencia en recopilatorios internacionales. Incluso están contados los músicos españoles con canciones en trabajos con tanto prestigio como las compilaciones del sello Putumayo. ¿Qué nombre de la música canaria puede ver su disco a la venta en portales como Itunes, Amazon, Emimusic o Napster?

Pues todo eso lo consigue Ima Galguén desde una esquinita de La Palma. Ima nació, vive y trabaja en Tijarafe, un municipio ubicado en el noroeste de la isla verde. "A hora y media en coche del aeropuerto o el muelle", cuenta resignada la propia Ima.

La artista palmera acaba de sacar a la calle un nuevo disco, Temprano son de mar, que responde a una concepción artesanal de la música. "En realidad todo está hecho en nuestra propia casa, con la edición de mi marido con su buen hacer", responde.

Para completar la cosa familiar, resulta que el productor y responsable de los arreglos del último trabajo de Ima es su hijo Pablo Rodríguez. Atentos a este talento: con apenas 19 años estudia la carrera de violín en Madrid y ya va dejando muestras de su calidad. Su violín es una de las partes más curiosas del disco del combo palmero Arenque Jazz Trío, editado el pasado año. El disco de su madre le sirve como doctorado. "Al principio se ofreció a componerme algunas melodías para alguna canción. Me empezó a enviar melodías desde Madrid , porque él parte de la improvisación con esa vena intuitiva que le permite crear de forma muy fresca o espontánea. A partir de ahí, se fue metiendo dentro del trabajo".

Pablo ya acompañaba a su madre en directo desde hacía varios años. Ahora la implicación es mayor, con un código de relación bastante particular. "El hecho de que exista esa afectividad, que la hay, y mucha, está muy bien, ese hecho no lo cambiamos. Él ha crecido escuchándome a mí cantar, ha sido como una esponja que ha ido absorbiendo porque tenía esa sensibilidad musical desde edades tempranas. Pero ahora mismo, hemos establecido que sí, madre e hijo dentro de casa, pero hacia fuera somos dos personas que trabajan juntas y nos entendemos muy bien en el plano profesional algo que valoro porque no siempre es fácil encontrar eso".

La de Pablo no es la única colaboración especial para este disco. Ima destaca a todos los músicos que colaboran en el disco dentro de lo que considera una obra global.

También señala Ima el trabajo de Bis González, guitarra de Species, ahora embarcado en el inicio de su carrera en solitario y que cuenta con un estudio de grabación en Tazacorte. "Bis ha jugado un papel fundamental porque él facilitó muchos medios para que Pablo partiera desde ahí y empezara a investigar. El disco es un trabajo de equipo. Bis se encargó de la mezcla y de la masterización final también".

Todo para una tarea de investigación que se acometió como parte del mismo proceso del disco, una idea en evolución a medida que caminaba la misma grabación. "Cuando empezamos el disco, teníamos un puñado de temas muy simples, abocetados a voz y guitarra, hechos desde mi limitación como compositora, que escribo y esbozo melodías básicas. Al principio eran casi 20 o 25 temas. Cuando empezamos a arreglarlos no teníamos muy claro qué queríamos conseguir. Según nos fuimos introduciendo en el trabajo, fue cogiendo forma, es como si se fuera gestando un nuevo ser. Al final creo que tiene bastante fuerza, que ha quedado algo vivo, que tiene para mi gusto cierta calidez y bastante expresividad".

Ahora toca la parte de llevar al directo el disco, asunto que Ima y los suyos aplazan hasta septiembre por razones docentes. Ima es maestra y su hijo, alumno. A los dos les pilla este tema justo al final de sus respectivos cursos. La primera fecha es el 3 de septiembre en Tijarafe, su tierra.

Confirma Ima que está lejos y cerca de todo, a tiro de ADSL en un mundo donde las fronteras ya solo se arman en ciertas cabezas, pero con la sensación de lejanía.

"Es algo que tiene su doble enfoque. Por una parte, estamos en una esquinita del mundo, pero en Tijarafe se pueden hacer las mismas cosas que en lugares como Madrid. Lo bueno es que te permite mantener una identidad creativa, conservas ese mundo un poco propio al estar alejado. El problema es cómo salir una vez tienes el trabajo terminado. Tienes el inconveniente de que no puedes estar en determinados lugares a la hora de ir a un concierto, asistir a cursos y demás. Porque hay momentos que pienso que si estuviera más cerca de los circuitos, podría actuar más y estar más presente en el paisaje musical, pero luego pienso que las cosas se van dando en la medida que uno va trabajando y teniendo logros. Ya he dejado de preocuparme por el hecho de estar o no estar, lo importante es hacer y hacerlo lo mejor posible, no quedarse a la espera de que todo te caiga del cielo".

Y eso es una verdad que sirve para cualquier parte de esta tierra, en Tijarafe o en Nueva York.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook