08 de marzo de 2018
08.03.2018

Pioneras de la investigación

La Universidad de La Laguna homenajea a tres de sus profesoras por sus trayectorias profesionales y por contribuir a eliminar los estereotipos machistas en la sociedad isleña

08.03.2018 | 09:59
La ULL premia a mujeres investigadoras
Pioneras de la investigación

La cuarta edición de la entrega de premios a mujeres investigadoras tuvo lugar ayer en el Edificio Central de la Universidad de La Laguna (ULL). La bióloga marina Natacha Aguilar de Soto, la catedrática de Estudios Árabes e Islámicos María Arcas Campoy y la bióloga y divulgadora de los Estudios de Ciencia y Género Carolina Martínez Pulido fueron las protagonistas de un acto que levantó los aplausos del público.

El acto se celebró momentos después de que la ULL se concentrara en las escaleras del mismo edificio. Varios universitarios y el propio rector, Antonio Martinón, se unían para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres, que la propia institución adelantó en previsón de la huelga feminista convocada por las organizaciones sindicales.

Dulce González Doreste, representante de los Institutos Universitarios de Investigación de la Universidad de La Laguna, presentó la entrega de premios junto a la vicerrectora Ana Isabel Jiménez y la directora del Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres, Inmaculada Perdomo Reyes, en pos de dar visibilidad a la trayectoria científica de las investigadoras y su importante papel en la ciencia. "En la carrera investigadora y académica todavía una de cada cinco cátedras es ocupada por mujeres", decía Doreste ante una situación que, si bien ha dado pasos hacia la igualdad, aún tiene mucho camino por delante.

La representante de la ULL también señaló que la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas ofrece otra visión menos optimista, en la que se constata que las mujeres siguen padeciendo contratos de investigación más precarios y se les concede menor presupuesto en sus proyectos: "Está claro que hay que seguir luchando por la igualdad de las carreras académicas", repuso.

La directora Natacha Perdomo aprovechó para reflejar el valor social de los galardadones y la inspiración que suponen para todas las mujeres. Sin embargo, todo el certamen no habría sido posible sin las investigadoras premiadas, cuya historia profesional ha supuesto muchísimo para la ciencia, para la sociedad y para la mentalidad de una población en contínua evolución.

Desde el fondo marino hasta el corazón social

Especialista en cetáceos de profundidad, Natacha Aguilar de Soto se ha convertido en un referente mundial y voz autorizada en la materia. El camino que ha recorrido hasta llegar a este punto ha sido "muy duro", según explica Alberto Brito, catedrático de Biología Animal y especialista en el mundo marino, quien se ocupó de presentarla durante la entrega de los premios. Largas estancias en Estados Unidos, así como en diversos lugares de toda Europa, concatenando unos contratos con otros, se convirtieron en los esfuerzos que tuvo que realizar para lograr seguir con sus investigaciones.

Consiguió un primer premio Marie Curie por sus trabajos: la primera parte la hizo en La Laguna mientras que la segunda la realizó en Nueva Zelanda. Luego, obtuvo un segundo Marie Curie, esta vez realizando sus investigaciones en distintas partes de Escocia.

Hoy, reincorporada a la Universidad de La Laguna, a través del programa Ramón y Cajal, no solo dirige varias tesis doctorales, sino que además participa activamente en el Máster Oficial de Biología Marina: Biodiversidad y Conservación, uno de los más importantes del país en este ámbito, y muy demandado. Brito recalca que la joven investigadora es también una persona "muy comprometida" con la sostenibilidad y "una gran divulgadora y defensora del medioambiente".

"Me he puesto la bata para brindar este premio a todas las mujeres científicas y a todas las niñas por serlo", recitaba la especialista en cetáceos al recoger el premio, en honor a todas las mujeres investigadoras y al esfuerzo que hacen desde todos los lugares del mundo.

Y es que, con firmeza, Aguilar no desperdició la ocasión de dirigirse a todas las mujeres, quienes deben abandonar sus estereotipos y realizar aquellas tareas que, tradicionalmente, siempre han sido ejecutadas por los hombres. De esta forma, y aludiendo a su propio trabajo, la investigadora afirmó que "si dejamos que nos carguen la botella de oxígeno, luego nos meten en la cocina".

Con todo, Natacha Aguilar ha sido y sigue siendo todo un ejemplo de superación. Su lucha constante por mejorar, siendo ahora reconocida a nivel mundial, y sus andanzas acompañada solo por hombres, demuestran de lo que es capaz alguien que de verdad ama su trabajo.

La comprensión de otro mundo

A un año de su jubilación, la catedrática de Estudios Árabes e Islámicos María Arcas Campoy protagonizaba la entrega de los premios del Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres por su destacada trayectoria.

La profesora Maravillas Aguiar fue la encargada de presentarla. Afirmó que recientemente planteó en su tesis doctoral una de las contribuciones más relevantes sobre derecho islámico. Se trata de un trabajo excepcional al que la homenajeada dedicó años de estudio. Desde 2002 es la catedrática de Árabe de la Universidad de La Laguna y pasó a formar parte del selecto grupo de catedráticos de estos estudios que en España no suelen superar la quincena.

Derecho islámico, el marco jurídico de la Guerra Santa, el célebre pleito Lorca-Vera, tratados sobre la lepra y trabajos sobre mujeres árabes relacionadas con el derecho islámico son solo algunos de los temas a los que Arcas Campoy ha dedicado su vasta carrera académica.

La catedrática aludió a la libertad con la que ha ejercido su trabajo, pudiendo trabajar en "textos de filosofía, zoología, higiene...". Pero, ante todo, destaca que sus ganas de comprender el mundo árabe le permitieron superar todos los baches.

"La ciencia sí es cosa de mujeres"

Profesora de Ciencias Biológicas en las Facultades de Biología, Química y Farmacia de la Universidad de La Laguna durante tres décadas y divulgadora de los Estudios de Ciencia y Género, Carolina Martínez Pulido se convierte en la tercera galardonada.

La profesora María del Carmen Trujillo, que se encargó de su presentación, señaló cómo la homenajeada ha sido capaz de desmontar discursos científicos lastrados de machismo y de sesgo masculino, incluso en textos de Darwin. "Las mujeres", señaló su presentadora, "estamos acostumbradas a ese rechazo o invisibilidad a las que estamos sometidas en muchas ocasiones e intentamos mirar a otro sitio y tirar para adelante, mientras que Martínez Pulido lo que ha hecho es analizar el papel de la mujer en la ciencia, destacar su verdadero rol y ponerlo en conocimiento del público en general".

Son palabras que describen la gran labor de la profesora ya jubilada, quien garantiza que "la ciencia sí es cosa de mujeres. Así pues, sus dos grandes pasiones siempre han sido la biología evolutiva y la situación de las mujeres en las Islas.

Con objeto de rememorar el Día Internacional de las Mujeres, Martínez citó los logros de varias científicas cuyas contribuciones fueron muy importantes. Ruth Hubbard, por ejemplo, que se vio envuelta en el paradigma científico imperante de los hombres y abandonó su línea de investigación para difundir sus propias ideas, viendo cómo la ciencia forma parte, también, de la estructura social.

Aludiendo a la directora del Centro Nacional de Investigaciones del Cáncer (CNIO), María Blasco, reconoce que se ha avanzado muchísimo en el último siglo, pero también es cierto que en las últimas décadas ha habido un retroceso, en el sentido de que el avance no se ha producido a la velocidad esperada. Otro motivo por el que la lucha de las mujeres no debe cesar hasta que la igualdad, en todos los sentidos, se corone en la sociedad actual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine