14 de marzo de 2019
14.03.2019
dosis de autoayuda

Sídrome del impostor y Síndrome de 'Dunning-Kruger'

14.03.2019 | 00:26
Sídrome del impostor y Síndrome de ´Dunning-Kruger´

Cada vez son más los casos de personas jóvenes que veo en consulta con este síndrome. No se trata de una enfermedad mental ni se encuentra descrita en ningún manual diagnóstico, pero sí somos muchos los psicólogos que hablamos sobre ello por ser cada vez más habitual. Se trata de personas con autoestima baja o pobre auto-concepto de si mismo, falta de confianza, falta de seguridad. Personas que atribuyen sus éxitos a la suerte, no interiorizan sus logros, en fin? un conjunto de variables por las que una persona perfectamente capacitada para llevar a cabo una tarea y con una eficacia totalmente fundamentada, se convence de no ser competente, de no ser merecedor de sus éxitos y con miedo a ser descubierto como fraude. Rechazan cualquier prueba de su valía siempre justificándola con la suerte, coincidencias, etc?

Tienen la sensación de no estar nunca a la altura, de no ser lo suficientemente buenos o capaces, de ser impostores. Este síndrome del impostor suele aparecer en persona con mayor potencial o que son más exitosas y no paran de compararse con otros. Por otro lado está el Síndrome de Dunning -Kruger. Se trata del incompetente satisfecho. Los incompetentes tienden a sobreestimar sus capacidades y sus logros. Esta distorsión de la realidad provoca en ellos un bienestar psicológico indudable a pesar de su ineptitud. La mala medición del incompetente se debe a un error sobre si mismo, mientras que la mala medición del competente se debe a un error acerca de los demás. El mayor problema de la persona que padecen síndrome del impostor es su manía de compararse de forma errónea con los demás. Mientras tanto, el incompetente no sufre el síndrome del impostor, porque, en todo caso, si pretende exagerar sus capacidades es porque es un impostor de verdad. La distorsión del incompetente se debe a un error sobre si mismo, mientras que la mala distorsión del competente se debe a un error acerca de los demás

Si te sientes identificado reflexiona sobre:

1. Toma papel y lápiz y escribe tus sentimientos de impostor cuando aparezcan. Esto te ayudará a romper el ciclo de pensamientos negativos. Cuando los escribes, logras ver estos pensamientos desde otra perspectiva y puedes abstraerte de ellos.

2. La suerte y el azar existen pero si eres una persona exitosa estoy convencida que en más de una ocasión habrás hecho algún esfuerzo en conseguir lo que tienes. Para tu mente, todo lo que no le recuerdes no existe. Te recomiendo que hagas un listado de todos tus logros. Comprobarás que unos te habrán costado más y otros menos, pero hasta estos últimos muestran tu valía. No

todo el mundo tiene talento para lograr con éxito determinadas cosas sin casi esfuerzo. De esta manera cuestionarás la idea de ser un fraude.

3. Una cosa es que trates de dar siempre lo mejor de ti y otra que te fustigues para conseguir cualquier cosa sin celebrar nunca lo que logras. Deja de ser un humilde perfeccionista. Recordarle a tu mente lo que haces bien no hace que te creas superior a los demás. Hace que te creas bueno en lo que haces, mejores tu autoestima, te comportes con mayor seguridad y disfrutes de lo que consigues. Una cosa es ser humilde y otra muy distinta es quitarse todos los méritos para no parecer arrogante. Esto último no sólo no te ayuda, sino que te hace sentir menos que la mayoría.

4. Si has cometido errores, incluso errores graves, siempre tendrás una oportunidad de enmendarlos. Un fracaso no siempre quiere decir que no seas válido para algo, sino que por la presión, la auto-exigencia o falta de seguridad no has encontrado el resultado que deseabas.

stylename="050_FIR_opi_02">tamaraconsultaq@gmail.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook