13 de marzo de 2019
13.03.2019
al azar

El largo camino de Zidane a Zidane

13.03.2019 | 01:58
El largo camino de Zidane a Zidane

El Madrid ha disfrutado de cuatro entrenadores en un año, con la particularidad de que el cuarto es idéntico al primero. Este zigzagueo descalifica al autor de las contrataciones. El largo y tortuoso camino de Zidane a Zidane viene empedrado de episodios tan lamentables como la imagen de Isco burlándose de su club, sobre el césped sagrado del Bernabéu. El ceremonial de regreso del hijo prodigio demostró que el francés sigue incapaz de pronunciar una palabra de más, y que el caprichoso Florentino no se ha enterado de la gravedad de la situación que administra.

Entrevisté a Florentino cuando acababa de fichar a Zidane como jugador, y ya entonces disertaba con más énfasis sobre las posiciones de los jugadores en pista que sobre los números gerenciales. Estos vicios empeoran con el tiempo. El presidente madridista considera que, dado el dinero que paga a sus jugadores, nadie conoce mejor su deambular sobre el césped. Ha descubierto que el entrenador juega un papel muy limitado en el desempeño del equipo, con la diferencia de que enterarse de esta vulgaridad de dominio público le cuesta decenas de millones de euros en despidos precipitados.

No se llega al Madrid para ahorrar. El drama del club no radica solo en la salida de Ronaldo, sino en la sequía de fichajes de lujo tras la contratación del portugués. Esta temporada, el césped ha prodigado menos espectáculo que el banquillo, donde un entrenador se ajustaba el nudo de la soga mientras los reservas celebraban un auténtico carnaval. Vinicius podrá presumir de haber realizado su máster de acceso al fútbol adulto en el Bernabéu, a un precio inasumible para la entidad. Con todo, el héroe madridista de la semana no es Zidane. Se impone erigir un monumento a quien disuadió a Florentino de contratar a Mourinho, que ya solo está para ser interpretado en el cine por Sylvester Stallone.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook