10 de febrero de 2019
10.02.2019
EFEMÉRIDES DE SANTA CRUZ

Centenario del nacimiento de Marcos Guimerá Peraza

10.02.2019 | 04:17

Marcos Guimerá Peraza nació en Santa Cruz de Tenerife el 5 de febrero de 1919. Después de cursar la enseñanza primaria y el bachillerato en el colegio La Salle-San Ildefonso, en 1934 ingresó en la Universidad de La Laguna para estudiar en la Facultad de Derecho, carrera que tuvo que interrumpir por el estallido de la guerra de España, reanudándola en octubre de 1939, y obteniendo la licenciatura en 1941.

Al acabar la carrera, opositó a notarías, consiguiendo la de Güímar en 1944. Tres años más tarde ganaría la plaza de notario en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y, desde marzo de 1955 hasta su jubilación en 1989, ejercería de notario en la capital tinerfeña, en su despacho de la calle Teobaldo Power. Cuarenta y cinco años de vida profesional, siempre en el mismo Colegio Notarial de Las Palmas, del que sería elegido Decano para el sexenio 1970-1975.

Casado con Carmen Rosa Gavina, de cuyo matrimonio nacieron trece hijos, este ilustre abogado, notario, escritor, historiador y gran aficionado a la ópera y a la zarzuela, fallecería el 21 de mayo de 2012. Al despedir el duelo, en la puerta de la Iglesia de San Francisco de Asís, la Banda Municipal interpretó el "Adiós a la vida" de Puccini.

Gran amante de las letras, era sobrino del poeta y dramaturgo Ángel Guimerá y Jorge, a lo largo de su vida publicó una veintena de libros y unos ochenta artículos en revistas especializadas; al principio en el campo del Derecho y posteriormente en el de la Historia.

Fue uno de los analistas canarios más prolíferos en el estudio de la historia política de las Islas, desde la Ilustración hasta el primer tercio del siglo XX, dejándonos una serie de obras sobre el famoso Pleito Insular (1808-1936), término acuñado por él para describir las luchas intestinas por la capitalidad y la división del Archipiélago canario el reparto del poder político-territorial en las islas.

Su labor historiográfica, iniciada en 1961, abarca desde mediados del siglo XVIII, con la Ilustración, y llega hasta el final del primer tercio del siglo XX, centrándose principalmente en las biografías de personajes canarios que actuaron en política durante las diversas épocas tales como Nicolás Estévanez, Benito Pérez Armas, Juan Cumella, Elías Serra Ráfols, Elías Zerolo. Liberales de la guerra de la Independencia, como Antonio Saviñón y Ruiz de Padrón. Ilustrados tinerfeños, como el Marqués de Bajamar, el V Marqués de Villa nueva del Prado, el Marqués consorte de San Andrés, etc.

Es de destacar su importante biografía sobre José Murphy, político tinerfeño que el 22 de octubre de 1821consiguió para Santa Cruz de Tenerife la capitalidad única de Canarias, lo que sería el germen del llamado "pleito insular" entre Tenerife y Gran Canaria.

También escribió la biografía de Esteban Salazar de Frías y Ponte, VIII Conde del Valle de Salazar (1845-1905), gracias a la correspondencia que este ilustre personaje mantenía con su primo el Marqués de la Florida, en cuyo archivo fueron encontradas las cartas que se intercambiaban, así como la biografía de Rodríguez Peraza, una pieza indispensable para conocer la historia del partido conservador en Tenerife, durante la Restauración de Cánovas.

En los campos del Derecho Mercantil y Civil destacó su aportación al Régimen Jurídico de las Aguas de Canarias, publicado en 1960 por el Instituto de Estudios Canarios.

Es sus trabajos sobre Derecho Mercantil sobresale el titulado: El acta de protesto de letras de cambio, editado en 1965 con motivo del Centenario de la Ley del Notariado.

También dedicó sus estudios al derecho notarial, presentando una ponencia en el Congreso Internacional del Notariado, celebrado en Roma en 1958, sobre el tema: El secreto profesional del Notariado y sus colaboradores.

Su capacidad intelectual la demostró hasta los últimos años de su vida pues a finales de 2010, a la edad de 91 años, presentó una de sus obras; sin embargo, la última, titulada, En el centenario de los Cabildos Insulares (1907-1913), fue póstuma.

Marcos Guimerá Peraza era académico correspondiente de la Real Academia de la Historia, desde 1976; miembro del Instituto de Estudios Canarios, de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, de la Real Academia de la Historia de Santa Cruz y del Museo Canario de Las Palmas.

A lo largo de su vida profesional le fueron concedidas: la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio; la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort, la Medalla de Oro de Tenerife (1983); la Medalla de Oro de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife; y el Gánigo de Honor del Hogar Canario de Madrid.

Fue nombrado Hijo Predilecto de Santa Cruz de Tenerife, en 1999; e Hijo Adoptivo de Gran Canaria, en 2008. Recibió el Premio Canarias en la modalidad de Patrimonio Histórico en el año 2002, y el Premio Teide de Oro de Radio Club Tenerife, en la categoría individual, en el año 2008. En el parque García Sanabria tiene un paseo con su nombre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook