07 de diciembre de 2018
07.12.2018
Ritos de paso

Lecciones andaluzas

07.12.2018 | 00:13
Lecciones andaluzas

A estas alturas, no sé como andarán los intentos de formar gobierno en Andalucía, supongo que mal, porque es muy difícil tragar que se forme gobierno con el apoyo de Vox, cuyo principal objetivo es cargarse la Constitución y la democracia. Los hay, como el PP, que después de dejarse una sangría de votos con respecto a 2015, se sienten ganadores y ufanos. Y es que es difícil encontrar en el circo de la política una pareja como Pablo Casado y Moreno Bonilla, espero que irrepetibles y prescindibles. Ellos, tan constitucionales, tanto pedir 155 e ilegalizaciones ¿por qué no piden la ilegalización de Vox al Tribunal Constitucional? Tiene idénticos motivos para ser ilegal que Herri Batasuna, solo les faltan las pistolas pero, tranquilos, cosas veredes. ¿Y los chicos y chicas de naranja? Ciudadanos ha tenido la habilidad, como reconoció autocríticamente la socialista Susana Díaz, de llevar el conflicto catalán a las elecciones andaluzas, y ahora, apoyados en un crecimiento espectacular, se erigen en ganadores y con derecho de pernada.

Pero, anomalías aparte, las elecciones andaluzas las ganó el PSOE con diferencia, aunque se dejó muchos votos, la mayoría de los cuáles se quedaron en casa. Ahí es donde deberían trabajar, en la construcción de un discurso progresista moderno, integrador, inteligente, capaz de atraer a la juventud porque además tienen mucha penetración urbana, no solo son votos de las peonadas, y pueden tener más. No sé si la líder tiene que seguir siendo Susana pero, sin duda, ella debe dirigir el análisis, elaborar las conclusiones y ejecutar las primeras medidas: las municipales están a medio año.

Después tenemos a Pedro Sánchez, con ese aire entre displicente y relajado, que hace declaraciones de todo lo que le viene en gana, para eso es el presidente, en español, en inglés y creo que también en francés. Es el presidente más impenetrable de la democracia, el menos previsible, el más audaz y, posiblemente, el más consciente de que puede pasar a la Historia, con letras de molde o en una nota a pie de página. En Andalucía lo ha demostrado una vez más: esta no iba a ser su derrota, tampoco su victoria, no la necesitaba, necesita otras. Ahora anuncia que presentará los presupuestos en enero, para demostrar todo lo que se pierden los españoles, en especial los catalanes, si no se aprueban. Un pretexto genial para convocar elecciones, y ganarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook