05 de diciembre de 2018
05.12.2018
lectores@laopinion.es CARTAS DE LOS LECTORES

Torra y la Constitución

04.12.2018 | 23:42

Mientras que muchos españoles de distintas edades e ideologías nos congratulamos del 40 aniversario de la Constitución (CE) de 1978, la mejor de nuestra atribulada historia (sin perjuicio de su posible perfeccionamiento futuro), el President de la Generalitat catalana rechaza -en carta a los Presidentes del Congreso y del Senado- acudir a los actos conmemorativos de la misma. Para Torra, dicho aniversario "no es ningún motivo de celebración en Cataluña [al convertirse la CE] en una cárcel para la libertad de expresión", y siendo "un texto que nace de una transición del franquismo que? aún se constata cómo pervive". Esas afirmaciones son insostenibles.

Torra pretende hablar por toda Cataluña pero sólo piensa en una parte. Una mayoría de la población catalana sí parece tener motivos de celebración, al haber mostrado en votaciones recientes su apego al orden constitucional, con su sistema de derechos y libertades, y su oposición al aventurerismo independentista; y la libertad de expresión está garantizada en España, pero Torra debe confundirla con la impunidad que pretende para las graves acciones (no meras palabras) habidas recientemente en Cataluña: un auténtico "levantamiento antidemocrático contra el Estado constitucional actual", según el exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo.

El régimen democrático-constitucional sucede cronológicamente al franquismo, pero nada tiene que ver con él. La CE, escribe el constitucionalista Blanco Valdés, "restauró el sistema democrático y devolvió al pueblo español la soberanía que durante cuarenta años le había sido arrebatada". La CE respondió a un trabajoso acuerdo entre la gran mayoría de las fuerzas constituyentes incluyendo los nacionalistas catalanes (cuyo representante, Miquel Roca, fue un activísimo miembro de la Ponencia constitucional), y su contenido (supremacía de la ley, soberanía popular, inviolabilidad de los derechos, parlamento bicameral elegido por sufragio universal, reorganización territorial, etc.) está en las antípodas del archicentralista y dictatorial régimen franquista.

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook