09 de noviembre de 2018
09.11.2018
Ritos de paso

Torres Mora

09.11.2018 | 00:47
Torres Mora

C uando todo parece haberse convertido en algo turbio, revuelto al menos, conviene rescatar libros de personas que se han esforzado en pensar sobre lo que nos pasa e incluso, proponer algunas medidas de mejoría. Por eso volví a pasar las páginas de un libro muy recomendable, escrito por un amigo y socialista, José Andrés Torres Mora, hace poco más de tres años, El día que el triunfo alcancemos (Ediciones Turpial, 2015) A pesar de las muchas cosas que han pasado desde su publicación, el análisis del que fuera jefe de gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero en la oposición, sigue siendo muy valioso, útil y claro. Sobre todo para las personas que, desde la izquierda, se encuentran un poco desconcertadas con lo que está pasando, con el gobierno actual, con lo que pasará en Cataluña, con lo que pasa en el Supremo? Para empezar, como aperitivo una cita del libro de Torres Mora "El amor a España de los conservadores españoles es un amor bastante condicionado. La dirección del PP puso por encima de su amor a España la lógica de su victoria. Dos años después ganaron las elecciones, pero el señor Rajoy jamás aprobó la valoración de los españoles". Podría escribirse que, a día de hoy, ese amor a España que rebosa las esquinas de los plasmas de todos los hogares de este país se ha duplicado, o triplicado, pues hay tres derechas, tres opciones políticas netamente conservadores, las cuales están centrando su discurso, más bien concentrando en exclusiva, en un intangible que se llama España, alejado de las personas y de los problemas de las mismas que viven en el territorio que lleva ese nombre. Y también se ha triplicado su condicionamiento porque son tres los que aspiran a ganar todas las elecciones que se esperan de aquí a un año, probablemente incluidas unas generales como postre y asegurada indigestión. Sigue diciendo el sociólogo y actual diputado Torres Mora "Y el patriotismo español tiene poco que ver con el nacionalismo español. Quizá los socialistas hemos insistido poco en poner a España frente a su espejo. España no es uniforme, pero tampoco es un puzle de piezas homogéneas. Las piezas son tan heterogéneas como el todo."

Hay más cosas en el libro del político malagueño, buenas y bonitas, y generosas, y sobre todo lo que no hay es eso que abunda tanto en periódicos y tertulias: rencor. Por eso El día que el triunfo alcancemos (preciso título) es muy interesante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook