11 de septiembre de 2018
11.09.2018
CARTAS DE LOS LECTORES

Los jumbos y el uranio empobrecido

10.09.2018 | 23:17

Me refiero al accidente de los dos aviones jumbos en Los Rodeos el 27 de marzo de 1977. El uranio empobrecido, que llevaba en sus alas el modelo Jumbo, no ha causado ningún daño patológico ni de contagio; han pasado cuarenta y un años del accidente y aquí no se ha detectado, ni en Los Rodeos ni en sus cercanías, ningún caso o aumento de enfermedades graves relacionadas con el uranio empobrecido.

Vamos a puntualizar algunas de las causas del accidente:

1.- El cielo de Los Rodeos estuvo descubierto casi todo el día; vino la consabida niebla a las cinco de la tarde. Por la mañana y hasta el mediodía estuvieron entrando y saliendo aviones, incluso vuelos chárter europeos.

2.- Hay pocas dudas de que la culpa máxima fue del piloto holandés. La conexión con la torre de control se oyó con interferencias y nunca se ha aclarado si lo que dijo el controlador fue "prepárese para el despegue" o "adelante, pista libre", en un inglés que resultó incomprensible a causa de esa conexión interferida. Es más, en el momento de iniciar el avión de KLM la carrera por la pista, un joven de su tripulación con poca experiencia le hizo un comentario inquietante al veterano piloto; le comentó que quizá había entendido una frase, cuando el de la torre le había dicho otra distinta. (Existe la grabación correspondiente).

3.- Tengo un par de cuestiones más, a modo de preguntas:

A.- ¿Cuál era el destino final del viaje programado por el avión de PAN-AM?

B.- Si no había niebla hasta las cinco de la tarde y el conflicto estaba resuelto favorablemente a las dos de la tarde, la pregunta del millón es ésta: ¿Por qué las operaciones en Los Rodeos no se reanudaron a partir de las dos de la tarde y se esperó a las cinco de la tarde, que fue cuando se cubrió con la espesa niebla? Tengo información de primera mano para responder a estas preguntas. Pero ahí lo dejo sin ánimo de polemizar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook