04 de julio de 2018
04.07.2018
CARTAS DE LOS LECTORES

El Mundial y la tecnología

04.07.2018 | 00:12

He venido diciendo que para mí el Mundial de Rusia 2018 es el mejor Mundial de los 17 que he gozado a lo largo de mí ya ídem existencia. La tecnología audiovisual realiza imágenes y tomas, no solamente de las jugadas más espectaculares, sino que también con primeros planos de los rostros de jugadores y aficionados con sus alegrías o tristezas. Nota aparte, merecen algunas frases improcedentes que se les han escapado a los comentaristas, como decir que "Messi la caga" o que ha habido "mucha leche" en determinada jugada. Y también expresiones corporales como aquella de Griezmann al marcar uno de sus goles a Argentina, que corrió a hacia la grada donde estaban ubicados los aficionados franceses y se tocó, literalmente, los testículos con descaro, aunque la cámara - ¡censura!- intentase soslayar esa grosera manera de expresar su alegría.

Los medios audiovisuales y la televisión en particular han evolucionado tanto que debo recordar tres etapas cronológicas con sus eventos a lo largo del desarrollo de mis 17 mundiales:

1º.- Mundial de Brasil 1950. El gol de Zarra (Telmo Zarraonandía) a Inglaterra, con imágenes únicas tan borrosas de dicho gol, que hoy en día, casi setenta años más tarde, todavía no sabemos si Zarra lo metió con el pie, la rodilla, la pantorrilla o el peroné?

2º.- Años sesenta/primeros setenta, siglo XX.- En la tele en blanco y negro la repetición de las jugadas salía con una R intermitente en una esquinita de la pantalla; y las jugadas interesantes se repetían con otra cámara desde el lado contrario, acompañadas de un letrero aclaratorio.

Y 3º.- En la actualidad.- Son espectaculares las repeticiones a todo color en cámara lenta o lentísima, con esos golazos en que la pelota vuela lentísimamente y 'muerde' la red o 'lame' la cruceta, rozando en muchas ocasiones los guantes del portero derrotado.

En fin, lo siento por España, que ahora me recuerda a equipos como el CD Tenerife, que suben y bajan de calidad a lo largo del tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook