17 de mayo de 2018
17.05.2018
tribuna abierta

Nuevo Reglamento de Protección de Datos en tres minutos

16.05.2018 | 23:39

Hay cosas que nos protegen de agentes externos contra nosotros, así sea un paraguas para no mojarnos bajo la lluvia, o una medicina para paliar una enfermedad. Las leyes están hechas para protegernos de aquellos agentes externos o internos que pudieran agredirnos de alguna forma. Sea bien una agresión hacia nuestra persona por parte alguien, de una interpretación administrativa injusta, o de una forma de actuar por parte nuestra hacia otra.

Las empresas de forma habitual utilizan los datos de las personas para orientar el mensaje publicitario de un servicio o producto dirigido a distintos sectores de la población según diversos datos como son la edad, el sexo, el lugar donde vive, número de habitantes, los gustos, etc.., éstas empresas utilizan los datos de las personas provenientes de muchos lugares en forma de bases de datos; que son un conjunto de datos organizados y que utilizados de forma inteligente pueden orientar un producto determinado a un perfil de personas. Se denomina "Big Data".

El manejo de estos datos siempre ha estado regulado por La Constitución. Un artículo de la Constitución Española en 1978 (Art. 18.4) dice que "La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos". Luego vino la Lortad, la Lopd, los reglamentos y así hasta hoy. En una Sentencia del Tribunal Constitucional; Sentencia 292/2000 de 30 de noviembre, donde menciona que "....el contenido del derecho fundamental a la protección de datos consiste en un poder de disposición y control sobre los datos personales que faculta a la persona para decidir cuáles de esos datos proporcionar a un tercero".

Nuestros datos han sido protegidos legalmente pero muchas empresas no han hecho buen uso de éstos disponiendo al ciudadano a un acoso y derribo constante y a mansalva de comunicaciones no consentidas ni autorizadas. Incluso llegando a herir la intimidad de muchas personas, con la indignación correspondiente.

Las sanciones siempre existieron pero la reiteración o la reincidencia no estuvieron sancionadas correctamente. Las grandes compañías de servicios llegaban a presupuestar cada año cantidades de dinero suficientes para pagar las multas por el uso indebido de los datos personales. Bien por denuncias, o por oficio de las propias entidades de control por ejemplo, la Agencia Española de Protección de Datos. Estas sanciones o multas eran irrisorias para estas compañías porque con el uso de los datos para captación de clientes suponía un incremento del beneficio a veces por triplicado del importe de la sanción o multa impuesta.

Hoy después de 40 años, han tenido que pasar muchas agresiones a nuestros datos personales por parte de terceros de forma indiscriminada para que Europa redacte un Reglamento (2016/679), que no hace otra cosa más que de alguna forma utilizar el sentido común. Regulando el uso de estos agentes externos o terceros de nuestros datos obligándoles a comunicarnos que van a hacer con nuestros datos, como los van a tratar y por supuesto pedirnos el consentimiento expreso e inequívoco para ello. Y para esto han diseñado unos mecanismos de sanciones para aquellos que incumplan los procedimientos de control que conllevan hasta 20 millones de euros o el 4% de la facturación anual. Una Fecha importante a tener en cuenta "25 de Mayo de 2018". La entrada en vigor de este nuevo Reglamento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook