04 de abril de 2018
04.04.2018
CARTAS DE LOS LECTORES

La Semana Santa desune

04.04.2018 | 01:34

El metro, y el autobús, en Semana Santa en Madrid, van casi vacíos. Las compañías reducen las unidades por falta de pasajeros, la medida incide en el tiempo de espera que es mucho mayor que en días de trabajo. Llego al andén del metro, me fijo en la pantalla que anuncia los minutos que faltan para la llegada del convoy y son ocho. Esperábamos pocos viajeros y todos de pie, yo decidí sentarme en ese banco metálico cuya frialdad te llega hasta las vísceras. Al rato no habría transcurrido un minuto (calculo) cuando se sentaron dos hombres jóvenes. El uno hablaba al otro: No comparto tu punto de vista, hacer vigilia en estos días es llevarnos a épocas pasadas que nosotros no vivimos, deberías mostrar firmeza y no dejarte influir, sobre todo por las personas cercanas, tenemos edad para tomar nuestras propias decisiones. Por supuesto que hay que respetar las creencias y tradiciones pero ese respeto no quita que sea recíproco. En esto llega el convoy, el vagón estaba semidesértico como el andén, sentía curiosidad por seguir escuchando a los jóvenes, de manera que me senté frente a ellos con aire de despistado para no levantar sospecha. Tus padres se abstendrán de comer carne, durante los días de Cuaresma, seguía hablando el mismo joven, es natural, siempre lo han hecho, pero tú no tengas remordimiento por no seguir sus pasos, darás un salto y no un paso. La cara del otro reflejaba asombro por lo que escuchaba. Quizás fuese su mejor amigo, pero lo que oía le hacía pensar todo lo contrario. Con voz débil y temblorosa por fin se decidió a intervenir. Nos conocemos desde que estudiamos EGB, hemos crecido juntos, nos hemos divertido y también hemos llorado juntos. Creía que te conocía lo suficiente y me siento estafado. Después de tantos años, en los que hemos compartido nuestros más íntimos sentimientos, me has demostrado que todo ha sido una farsa. Nos hemos llegado a conocer en el túnel de los tiempos. El tuyo conduce a la utopía, el mío, tiempo tengo para descubrirlo. Mientras me uniré a mi gente.

Se bajó en la próxima estación sin despedirse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook