13 de marzo de 2018
13.03.2018
CARTAS DE LOS LECTORES

Los Nobel y los Óscar

12.03.2018 | 23:50

Que los Óscar caigan en audiencia indica que el público apuesta por seguir viendo buen cine, y no la pomposa escenografía en el Dolby Theatre, lugar de la entrega de los premios. Hay actrices, actores, guionistas, directores... que aspiran a conseguir la estatuilla, que es el equivalente (para los con seguidores) de un Nobel. Llegar a la nominación dejando en el camino a miles de cintas, en ese universo del celuloide, convierte a los aspirantes en dioses del metraje.

Así, hacer de una interpretación u otra disciplina un cum laude consagra la carrera y está al alcance de pocos/as. Atrás quedarán cintas ruinosas, en guiones, en papeles en directores, que pasarán al olvido. En absoluto es inmeritorio catalogar al celuloide como la última esencia.

Pero, sin apartarnos de las fragancias, quisiera mencionar y no comparar, porque si no estaríamos en tierra lunática. A otras artes que gozan de larga vida y de prestigio y reconocimiento mundial, que son los premios de la Real Academia de las Ciencias de Suecia, los Nobel, que abarca campos como el de la Medicina, Literatura, Física... Aquí los actores son científicos, físicos, escritores que se hacen visibles después de largos viajes en las respectivas especialidades. Cuando llega el reconocimiento los galardonados/as llegan con edades avanzadas porque alcanzar tan alto galardón supone muchos años de dedicación y esfuerzo.

En esta Academia de las Ciencias no hay reconocimientos honoríficos por la trayectoria personal. A nadie se la han concedido dos Nobel.

No cabe duda que es una bendición seguir viendo en pantalla a Meryl Streep como seguir beneficiándonos del descubrimiento de los efectos antibióticos de la penicilina de Fleming.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine