08 de marzo de 2018
08.03.2018
CARTAS DE LOS LECTORES lectores@laopinion.es

Trabajo, a lo que salga

08.03.2018 | 02:45

'Vagos redomados' son dos palabras finales de un articulista con las que comienzo este otro. La libertad de expresión es un derecho, se ejerce para mostrar un estado de opinión de cualquier índole, siempre guardando las formas y el respeto que merece a quien uno-a ¡oh ! a unos-as se dirige. El insulto, como la ofensa, está a la orden del día y tienen su propia vida, siempre hay un personaje que valiéndose de su posición llama con los nudillos del desprecio, calibrando a sabiendas el daño que causa. Se emplea, este es el caso, epítetos impropios, viniendo además de personas, llamémosla con preparación académica y también para no caer en la vulgaridad con academia profesional. De todos es conocido el desempleo existente en España, también es conocido que las altas tasas de paro se van reduciendo y también es conocido la precariedad de los contratos que se firman. Cuando se encuentra a un empleador de un pequeño negocio en Playa San Juan, que precisa un trabajador y que le ofrece un sueldo muy decente con el horario de trabajo que marca el respectivo convenio laboral es de suponer que se respetará las condiciones ofrecidas y el contratado las cumplirá. No voy a poner hierro al asunto porque bastante tienen aquél y éste para armonizar lo pactado. Pero me voy a fijar, no en una hipótesis, sino en el artículo publicado en este diario el día 3 de marzo, que firma Antonio Herrero Álvarez. En Guía de Isora hay censados 1.760 parados (marzo), muchos serán de larga duración, habrán agotado sus prestaciones, y les resultará difícil medio llenar el carro de la compra. Y usted, señor Herrero, se permite infamar con premeditación alevosa a estos parados y por añadidura a los millones que hay en España. Más respeto y no desprecie, aprenda a apreciar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine