08 de marzo de 2018
08.03.2018
RETIRO LO ESCRITO

Por ellas y por nosotros

08.03.2018 | 02:45
Por ellas y por nosotros

Para apoyar la huelga de hoy no es imprescindible compartir los manifiestos que la animan y convocan más o menos estrepitosamente. La huelga del 8 de marzo será seguida ampliamente no gracias a esos manifiestos; en todo caso, a pesar de los mismos. El alboroto a propósito de los manifiestos -que a su vez ha espoleado otros manifiestos, en alguna ocasión interesante- es un poco ocioso. En las jornadas de huelga general cada sindicato, plataforma o partido hace y divulga el suyo, y mientras unos afirman que se trata de acabar con el capitalismo monopolista de Estado otros anuncian que el paro contribuirá a un conjunto de reformas o contrarreformas legales. Las huelgas generales -y la de este 8 de mayo es operativamente una huelga general- siempre funcionan como perchas donde los convocantes o adheridos cuelgan sus análisis o reivindicaciones. Por supuesto que es una huelga feminista pero el movimiento feminista es amplio, muy plural y a veces internamente conflictivo, y en esta huelga participan tanto críticas y sensibilidades de un feminismo de la igualdad como críticas y sensibilidades de un feminismo de la diferencia.

Quizás las divergencias y diferencias que se aprecien en pronunciamientos y manifiestos, en cambio, revelen que la masiva recepción que ha tenido la propuesta de la huelga tiene una raíz realmente espontánea. No van a la huelga (solo) militantes o simpatizantes feministas, sino mujeres de toda edad, segmento profesional e identidad ideológica -salvo aquellas que piensan que todo huelguista, desde el paleolítico, es un comunista empapado de resentimiento, por supuesto-. No se trata de negar el trabajo informativo y de denuncia de las organizaciones feministas, obviamente, pero el muy probable éxito de la huelga tiene otros factores. El principal, por supuesto, es que la situación de las mujeres en este país -contra el horror criminal y concentracionario que todavía se vive en África o Latinoamérica- ha mejorado lo suficiente para que las brutalidades e injusticias sean ya intolerables. La principal y más urgente es que las mujeres sigan siendo asesinadas por hombres que creen que pueden disponer de sus vidas y decidir su tortura o su muerte. Es moralmente insoportable que cada cuatro o cinco días una mujer sea asesinada en este país. Un reguero de muerte, sangre e indignidad que somos incapaces de detener. Es una causa más que suficiente para una huelga general, para una propuesta enérgica e inequívoca, para una exigencia de cambio y transformación social y cultural desde la política, las leyes, la escuela, la empresa y la calle. El feminismo es un proceso de emancipación que -como otros- avanza y madura entre el movimiento social y la interpretación teórica. Como a los trabajadores, a las mujeres no se las ha regalado nada durante el último siglo en las sociedades desarrolladas de Europa y Norteamérica. Desde la segregación ocupacional en el mercado de trabajo hasta una subcultura machista aún muy potente y que reproduce roles y clichés que promueven la desigualdad y sirven de abono para el uso y hasta la legitimación de una violencia física o simbólica el feminismo no es una praxis anacrónica, sino un instrumento indispensable que debería reconocer y asumir como propio cualquier proyecto progresista.

Los hombres deberíamos apoyar esta huelga. ¿Cómo vamos a encogernos de hombros cuando matan, amenazan, humillan o explotan a nuestras hermanas, a nuestras madres y nuestras hijas, a nuestras amigas y compañeras? Expresado muy sencillamente, el reverso de nuestros supuestos privilegios -creo que no conviene olvidar que la gran mayoría de los hombres representan un sector dominado dentro de una élite masculina dominante- tiene como contrapartida una íntima pobreza. Son falsos, parasitarios privilegios. Abaratan nuestra vida, entorpecen nuestras relaciones, a veces envilecen nuestras reacciones y sueños. Juntos y libres nos iría mejor. Nos irá mejor. Hoy toca huelga. Por ellas y por nosotros.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine