16 de febrero de 2018
16.02.2018
con mano izquierda

Donar órganos es un regalo de (la) vida

15.02.2018 | 23:26
Donar órganos es un regalo de (la) vida

Un tema tan trascendental como el de la donación de órganos vuelve a saltar a la palestra merced al visto bueno que acaba de otorgar el Senado holandés a una polémica ley que convertirá automáticamente a todos los ciudadanos del citado país en donantes, a menos que afirmen en vida y de manera explícita que no desean serlo. En el caso de ausencia de respuesta tras del envío de dos cartas de aviso para que aclaren su postura al respecto, quedarán registrados bajo la etiqueta de "no objeción".

Al hilo de esta controvertida noticia, recuerdo un suceso que tuvo lugar hace más de un lustro en una pedanía manchega, donde un individuo asesinó a dos personas, entre ellas una niña de trece años con la que, supuestamente, mantenía una inexplicable relación sentimental. El posterior suicidio del criminal lo convirtió automáticamente en posible candidato para donar sus órganos vitales pero, al final, dicha intervención no se llevó a cabo por razones insuficientemente aclaradas. Lo único que, por desgracia, sí trascendió en relación al hecho fueron las impresentables declaraciones de una popular presentadora de televisión, en las que trasladaba a su audiencia matinal sus inquietudes acerca de la transustanciación del alma de los malvados sobre sus vísceras (insensatez que, unida a otras como que el zumo de limón cura el cáncer o la ingesta de papas fritas frena la alopecia, encajaría como anillo al dedo en el espíritu de la reciente y plausible plataforma Salud Sin Bulos, que apoyo sin fisuras). Pues bien, para que mi posición no deje lugar a dudas, yo siempre prefiero salvar vidas, aunque para ello haya que recurrir a los despojos de un asesino en serie o de un atracador a mano armada.

Apenas unos días más tarde, los luctuosos acontecimientos del Madrid Arena se saldaron con la muerte por aplastamiento de tres jóvenes, a quienes se unió posteriormente una cuarta que había quedado muy malherida. Esta última víctima ya había manifestado su deseo de ser donante en caso de fallecimiento y, de hecho, el protocolo de extracción se puso en marcha con celeridad (no hay que olvidar que en nuestro país la demanda de órganos supera con creces a la oferta, y que las listas de espera son interminables). Sin embargo, desde un juzgado madrileño aseguraron que no existía autorización verbal ni de ningún otro tipo antes de que el Hospital Universitario 12 de Octubre se pusiera en contacto con el juez titular. En consecuencia, el proceso se paralizó de inmediato.

Aquella criticada prohibición, además de frustrar los deseos de la menor fallecida, dejó en la estacada a numerosos receptores que podrían haberse beneficiado de aquel gesto. Según la versión de los facultativos, la difunta adolescente permaneció sometida durante cuatro días a diversas pruebas que aportaron numerosas conclusiones clínicas, pero todo apunta a que se podrían haber extraído las necesarias muestras biológicas para una posterior investigación sin obviar el trasplante. Por lo tanto, no parece descabellado concluir que aquella muestra de enorme solidaridad fue obstaculizada por un criterio, quizá legítimo, pero no demasiado acertado y en absoluto fundamentado ni motivado.

En todo caso, se impone una reflexión a la hora de abordar este delicado asunto. España es un país puntero en términos de solidaridad y, como sociedad, no debemos olvidar que la supervivencia de muchos de nuestros conciudadanos depende de actuaciones tan simples como la de manifestar abiertamente nuestra voluntad de ser donantes. Sin ser concebido como un acto obligatorio, al menos tendría que invitarnos a a reflexionar. Es preciso pararnos a pensar, llevar a cabo un ejercicio de empatía y ponernos en la piel de aquellos que, cada día que amanece, aguardan una llamada que les franquee la puerta de la supervivencia. Para esos posibles receptores, una donación es un regalo de vida. Y para los donantes, en mi humilde opinión, es un regalo de la vida.

Myriam Z. Albéniz

Abogada y mediadora

www.loquemuchospiensanperopocosdicen.blospot.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook