11 de febrero de 2018
11.02.2018
obituario

Urbano Barber desfila junto a Santa Bárbara

11.02.2018 | 01:49
Urbano Barber desfila junto a Santa Bárbara

Conociéndote como te conocía seguro que a estas horas estarás preparando el desfile para honrar a tu patrona, Santa Bárbara, no en vano eras artillero, pero no un artillero del montón, sino un magnífico militar, el brigada y mejor persona. Urbano Barber Friend se ha ido sin aspavientos, sin apenas hacer ruido, ni tan siquiera quiso molestar a sus compañeros y amigos. Solo sus familiares más cercanos estaban al tanto del desenlace.

Cuando tu hija Marta me llamó y me dijo que habías fallecido me derrumbé. A veces tendemos con suma facilidad a catalogar como amigos a toda persona próxima a nuestro entorno. Sin embargo Bani, créeme que tenías ganado ese lugar. Fuiste un tío coherente con tus principios, militar hasta la médula y un español de principios. Como muestra pediste que tu féretro fuese cubierto con una bandera nacional. Siempre de frente, costara la que costase, pero era tu marca, tu impronta. Amante de tu profesión y de tus hijos. Orgulloso que estabas de Urbanito, futuro sargento del Ejército del Aire, y de Marta, tu vivo reflejo, tu carácter.

Luego estaba tu otra pasión, la de periodista. Desde que nos conocimos hace casi 34 años siempre demostraste esa vena y ese amor por esta profesión de la que dicen que es una de las más bonitas del mundo. Tuviste la suerte de ser uno de los elegidos en aquel primer curso de iniciación al periodismo que convocó la Asociación de la Prensa de Santa Cruz de Tenerife. No era raro verte con la cámara al cuello. Muchas patronas de Artillería fuiste el relaciones públicas. No me cansaré de darte las gracias por las muchas primicias que diste a este periódico. Siento camarada no haber estado a tu lado como tú merecías. No buscaste el apoyo de quienes te queríamos y apreciábamos. Error mío o egoísmo.

Solo sé que me he quedado huérfano de un tipo que tenía claro a dónde quería llegar y cuál era el rumbo que debía tomar el timón de su vida. Una última petición. Cuando me toque partir hacia el Redentor búscame un sitio a tu lado, en tu formación, porque si algo tengo seguro es que volverías a darlo todo por tus amigos. Un fuerte abrazo y hasta siempre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine