08 de febrero de 2018
08.02.2018
dosis de autoayuda

No esperes a San Valentín

08.02.2018 | 00:57
No esperes a San Valentín

Se acerca el día del amor. Ese día en el que, por norma general, la mayoría de las parejas suelen hacer algo diferente y especial. Una cena, una comida, una sorpresa, un detalle. Por otro lado, otras personas se alegran al pensar que este año se ahorran un regalo, y otras tantas añoran la sensación de sentirse especial para alguien ese día. San Valentín, aunque sea un día más en el calendario, supone un trago amargo para muchas personas sin pareja que notan, ese día más que nunca, el peso de la soledad. Personas que sienten tristeza (puntual) ante un desequilibrio sobre lo que sienten que "deberían" tener y no tienen. Ese día, a unos les hace felices y a otros les causa el efecto totalmente contrario. Está claro que no tener pareja no afecta a todos por igual.

Cuando me preguntan mi opinión sobre el "día de los enamorados" siempre respondo que todo lo que sea celebrar algo bonito me parece bien, pero también me pregunto: ¿y los que no tienen pareja? ¿Por qué no poner de moda un "Día del amor" para celebrar cualquier tipo de forma de amar en donde si quisiéramos regalar un detalle a alguien, fuera a quien nos hace sentir bien aun no estando enamorado de esa persona? El día del padre, de la madre, de los enamorados? después decimos que no hay presión social a la hora de convertir el tener pareja y crear una familia como requisito fundamental para llegar a ser una persona completa y feliz. ¡Y ojo! Que no tengo nada en contra de estas celebraciones, pero me resulta muy curioso que se celebre el ser padres, el tener pareja como días internacionales y sin embargo, no exista el día del "soltero". Y en caso de haberlo, no se le da el mismo juego. En muchísimos casos, el no tener pareja se trata de una elección, pero lo que se celebra sin embargo es tenerla. Y lo mismo ocurre con los hijos. Ahí lo dejo para reflexionar.

Aun así, se trata de un día en donde la mayoría de las parejas se esfuerzan por hacer algo especial el uno por el otro. Eso es bonito, reconfortante y necesario para que una pareja fortalezca los lazos de unión entre ambos. Ahora bien, si necesitamos que haya una fecha para hacer sentir especial a nuestra pareja y demostrarle lo que realmente sentimos hacia esa persona, apaga y vámonos. Si es así te aconsejo que ahorres en esfuerzo y en dinero porque tu relación seguramente tiene fecha de caducidad. Las relaciones son como las plantas. Si las riegas una vez al año, se secan y mueren. Una relación se debe alimentar a diario. Da igual el tiempo que lleven compartiendo la vida, da igual la confianza que tengan, da igual si está todo dicho. Lo que no da igual es perder la chispa, perder el diálogo, los detalles, la sorpresa, la complicidad, los planes? Es absurdo pensar que el nivel de pasión y ese "chute" hormonal que sentimos los primeros meses de la relación va a ser el mismo siempre. Por supuesto que no. Esa montaña rusa de emociones tiene un tope donde, a partir de ahí, continúa en movimiento pero sin subidas y bajadas. Pasamos de un amor pasional a un amor más racional. Pero esto no implica que las muestras de amor tengan por qué acabar. De hecho, si acaban, el amor muere.

Es cierto que no hay que forzar una relación. Si la pieza de un puzle no encaja, es que sencillamente ese no es su lugar. Y, ¡claro que puedes hacer algo para que encaje! Limas la pieza, le das forma y encaja. Pero ya no se trataría de la pieza original. Por el amor no hay que luchar, pero sí esforzase. No únicamente por la otra persona, sino para construir y "mantener" una relación fuerte, estable y con amor.

Casi a diario veo casos de personas insatisfechas con sus relaciones porque a pesar de querer a la otra persona, no sienten amor. Sienten vivir con un compañero/a de piso. Igual que muchos son felices de esta manera, otros tantos viven desilusionados con la impresión de estar perdiendo el tiempo y ver la vida pasar. La mayoría de estos casos tienen como denominador común el abandono de las muestras de amor por acomodamiento.

No esperes a San Valentín. Cualquier día es perfecto para hacerle ver, a esa persona, lo importante que es para ti.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine