29 de enero de 2018
29.01.2018
máscara y letra

Otro concurso de murgas es posible

29.01.2018 | 02:15

E ste 2018 pasará a la historia como la primera vez que la murga de El Cardonal Los Bambones se queda fuera de una final. Esta decisión ha creado una seria de movimientos que reivindican el poder de la letra dentro del concurso murguero. Pero hay otra corriente, como la de Zeta Zetas, que reclama todo lo contrario: el espectáculo, siempre acompañada lógicamente de una letra adecuada. Esto fue parte de la línea argumental del segundo tema de la murga dirigida por Javi Lemus en la final del pasado viernes.

En las redes sociales han surgido muchas sugerencias para mejorar el concurso de murgas. Una de ellas nos ha llamado la atención: eliminar las fases y crear tres divisiones. Parte de un amigo de nuestra página en Facebook, Francisco Rodríguez, que opina que el concurso, tal y como está montado ahora, estaba languideciendo y perdiendo el interés por los verdaderos amantes de las murgas. Se está convirtiendo en un concierto de pasacalles y despedidas. La murga actual por momentos no te hace reír, no te relaja. Por el contrario, te hace fruncir el ceño pues parecen puros mítines políticos realizados desde la oposición.

Este amigo proponía crear al menos tres divisiones, a semejanza de muchas competiciones deportivas, con un sistema de ascenso y descenso. Para la primera división se tendrían en cuenta las calificaciones de las fases del año anterior. Si se presentaran a concurso 27 murgas, las 9 mejor calificadas de la edición anterior formarían la primera división, del puesto 10 al 18 engrosarían la segunda y del 19 al 27 integrarían la tercera. Las tres divisiones celebrarían sus concursos de interpretación y repartirían sus premios pero con la particularidad de que en segunda y tercera, el primer y segundo premio supondría un ascenso a la categoría superior, al igual que los dos últimos en primera y segunda descenderían.

Todo esto se traduciría en mayor motivación pues todas las divisiones proporcionarían premios y objetivos acordes al nivel de cada grupo. Con ello cualquier concurso significa el todo o nada. También deberían estudiar la posibilidad de que, de forma obligatoria, cada murga deba presentar al menos una canción totalmente humorística, al estilo del concurso de la canción de la risa, que según nuestro criterio es el verdadero sentido de la murga.

Grupo Mascarada Carnaval

www.grupomascarada.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook