28 de enero de 2018
28.01.2018
EDITORIAL

El Iberostar Tenerife, un equipo con mayúsculas capaz de cualquier gesta

En la Copa del Rey que se celebrará en Las Palmas estarán los ocho mejores equipos de España y ya no es extraño que el Iberostar sea uno de ellos

28.01.2018 | 00:05

El deporte de Tenerife, concretamente el baloncesto, vive un gran momento. El Iberostar Tenerife ha logrado, paso a paso, volver a la elite del basket después de pasar momentos complicados en su historia. La clasificación para la fase final de la Copa del Rey lograda la semana pasada llevará a los aurinegros y sus aficionados al Gran Canaria Arena. En Las Palmas estarán los ocho mejores equipos de España y ya no es extraño que el Iberostar sea uno de ellos.

La historia aurinegra nace allá por 1939 en La Laguna y en sus 79 años ha vivido momentos de gloria y oscuros. Como cualquier otra institución se han sucedido éxitos y fracasos deportivos. Pero la senda emprendida por el grupo humano que lidera Félix Hernández ha mostrado que con mesura y raciocinio, pero también con ambición, se puede soñar con grandes logros. Desde lo más abajo, el Cantera Base 1939 Canarias fue ganándose el derecho de subir de categoría hasta llegar a la Liga Endesa. El baloncesto moderno tiene sus peculiaridades y en el año 2013 el club se vio en la encrucijada de convertirse en una Sociedad Anónima Deportiva. Impulsada por el Cabildo de Tenerife y su presidente, Carlos Alonso -un fan más de los aurinegros- la sociedad tinerfeña consiguió lo que parecía una quimera: sin un solo euro de dinero público y con aportaciones de cientos y cientos de aficionados, la entidad completó su transformación legal.

Pero, como dice el tópico, lo mejor estaba por llegar. Así, cada paso dado en la parcela deportiva ha servido para crecer. Primero, para consolidar al primer equipo en la elite. En esa línea, el acuerdo con uno de los grupos hoteleros más importantes de nuestro país, Iberostar, dio otro impulso, un empujón que fue aprovechado para seguir por la senda de los éxitos. La entidad apostó fuerte por una competición, la Basketball Champions League, bajo el auspicio de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA). Tanto es así, que se le encomendó la celebración de la fase final y, en la Isla, en el Pabellón Santiago Martín, el Iberostar logró su primer gran título internacional. Fue el primero, pero no el único, porque meses más tarde, en el mismo escenario, el combinado lagunero ganó la Intercontinental.

El Iberostar Tenerife ´presume´ de ser una familia. Es lo que ´vende´ a los jugadores y entrenadores que quiere incorporar. No hay mayor verdad porque su trayectoria así lo demuestra. Así, hombres y nombres que hubiesen sido impensables hace unos años ver en la Isla han defendido o defienden en la actualidad sus colores. Más allá de los éxitos que se consigan en la cancha, el Iberostar Tenerife es un equipo con mayúsculas. Y en la Copa del Rey lo va a demostrar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine