24 de agosto de 2017
24.08.2017
Dosis de autoayuda

Sanción a Ronaldo, ¿excesiva o no?

24.08.2017 | 00:34
Sanción a Ronaldo, ¿excesiva o no?

Gran polémica la generada como consecuencia de la actitud del conocido jugador Cristiano Ronaldo al responder con un empujón al árbitro cuando éste lo expulsaba del campo al sacarle tarjeta roja. Son muchos los que opinan que la sanción por su comportamiento (5 partidos sin jugar) es excesiva, mientras que otros opinan que no es suficiente. No quiero ni pensar cuál sería la sanción laboral que tendríamos que pagar cualquiera de nosotros si respondiéramos con un empujón a nuestro superior cada vez que nos tratara de manera poco justa. O si le propináramos un empujón a un policía por multarnos al pasar un semáforo que supuestamente estaba en rojo ¿Qué consecuencia tendríamos?

Lo cierto es que no solo basta con darle bien a la pelota, ni dar realmente un espectáculo cada vez que sales al campo si luego, por ser uno de los mejores, te permites y te permiten unos lujos no reglamentarios. A veces estamos tan pendientes del resultado que se nos olvidan ingredientes básicos en estos deportes que mueven masas: la deportividad, el juego limpio, acatar las normas, asumir responsabilidades, compañerismo y, por encima de todo, respeto. No se nos debe olvidar que los deportistas de élite tienen una gran responsabilidad añadida, y es el ejemplo que dan. El fútbol es un deporte que no solo lo seguimos los adultos, sino niños y adolescentes, que son los que realmente los admiran, idolatran y tienden a imitarlos.

Indiscutiblemente Cristiano Ronaldo es uno de los mejores futbolistas del mundo. Pero está claro que, durante el partido contra el FC Barcelona, no gestionó bien sus emociones, dejándose llevar por ellas en dos ocasiones.

Personalmente tengo un niño de casi 8 años que desde los seis es pro Cristiano Ronaldo. Las paredes de su habitación están empapeladas con posters del futbolista, diferentes equipajes del Madrid con el número 7, mochila del colegio... En fin, ahora mismo es su ídolo. Tendrían que leer su carta de los Reyes Magos del año pasado. Lo tiene muy claro. Fiel a CR7. Como muchos niños, no se pierde ni un solo partido del Real Madrid y el otro día me vi dándole una lección que me costó que interiorizase porque "si lo hace Ronaldo, es que está bien hecho". Cuando CR7 metió el gol y vi cómo mi hijo no paraba de reírse al ver que daba su grito de guerra mientras se dirigía a la afición y se quitaba la camiseta, pensé para mí misma: "Buff, ahora a explicarle que desde que se quita la camiseta no está respetando la norma y que eso no es de chachi (como él dice)". Cuando se lo dije, lo primero que me contestó fue: "Mami, pero es que está contento y no piensa bien". En ese momento le recordé que no podíamos dejarnos llevar por una emoción, sino identificarla y decidir bien lo que hacer con ella. Pero, bueno, luego con el gol de Asensio y su ejemplo pude explicarle bien lo que era estar emocionado, dar su toque personal a la celebración del gol (señalar y enfocar el número 20 de su camiseta a su afición) sin saltarse, en ningún momento, el reglamento. Pero lo que más me preocupó es cuando a CR7 le sacan la tarjeta roja y este le responde al árbitro con un empujón. Mi hijo me suelta una perlita como: "Es que el árbitro no tiene razón". Me pareció muy curioso porque, quizás por mi profesión, desde muy pequeño le he comido el coco con el tema de la agresividad, teniendo buen resultado porque hasta hoy rehúye de todo juego que tenga la mínima nota de agresividad. Sin embargo el otro día, viendo el partido, sin pensárselo, justificó el gesto de Ronaldo hacia el árbitro simplemente por tratarse de quien se trataba.

Al margen de si los 5 partidos sin jugar es una sanción excesiva o no, creo que en deportes como este deberían estar las normas y sanciones mejor definidas para que se apliquen con igualdad a todos los equipos. Creo que debemos crear conciencia de que las personas públicas tienen la responsabilidad de dar ejemplo y, más aún, si muchos de sus seguidores son niños sin personalidad definida que los idolatran e imitan. Es cierto que un error lo comete cualquiera, pero es que últimamente, errores como este se están convirtiendo casi en lo habitual en este deporte. No olvidemos que por encima del juego está el respeto y que no todo vale aunque para muchos seas dios. Y dicho esto, felicidades Real Madrid por ese gran equipo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine