07 de febrero de 2013
07.02.2013
La canción de cada día

'Yo vengo a ofrecer mi corazón', de Fito Páez

07.02.2013 | 03:00

He aquí una canción que puede valernos de guía y hasta de consuelo para intentar paliar de alguna forma estas penalidades que nos regala la tan traída y llevada crisis que nos ha tocado vivir. Como se desprende de sus versos, el autor abre una puerta a la esperanza, ofreciendo lo único que posee y que la crisis no es capaz de resquebrajar: el corazón. ¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón.
Su autor, el argentino Fito Páez (Rodolfo), nacido en Rosario el 5-VII-1963, logró con esta canción trascender su fama de rockero intrascendente con que sería muy pronto calificado, viendo sus comienzos adolescentes en su ciudad natal con grupos como El Banquete o bien acompañando a cantantes como Luis Blue. Fue a partir de 1982 cuando inició su exitosa carrera como teclista y compositor, formando parte del conjunto de Juan Carlos Baglieto, con el que consiguió éxitos de ventas para varias de sus canciones, como La vida es una moneda, Puñal tras puñal y Un loco en la calesita. A esta etapa también pertenece la obra titulada Los chicos de la guerra, de fuerte contenido antibelicista y dedicada a los jóvenes que intervinieron en la confrontación con los británicos en Las Malvinas.
En 1984 publicó su importante y celebrado álbum con el título de Crónica, en el que incluyó Yo vengo a ofrecer mi corazón, tan del agrado de figuras como Mercedes Sosa que pronto la llevaría en sus recitales, con un bello arreglo de nuestro amigo el "Chango" Farias Gómez, que nos la cantó por primera vez aquí, en Tenerife. Recordemos sus versos:
"¿Quién dijo que todo está perdido? / Yo vengo a ofrecer mi corazón. / Tanta sangre que se llevó el río... / Yo vengo a ofrecer mi corazón./ No será tan fácil, ya sé qué pasa, / no será tan simple como pensaba: / como abrir el pecho y sacar el alma, / una cuchillada del amor. / Luna de los pobres siempre abierta, / yo vengo a ofrecer mi corazón: / como un documento inalterable, / yo vengo a ofrecer mi corazón. / Y uniré las puntas del mismo lazo, / y me iré tranquilo, me iré despacio, / y te daré todo y me darás algo, / algo que me alivie un poco más. / Cuando no haya nadie cerca o lejos, / yo vengo a ofrecer mi corazón; / cuando los satélites no alcancen, / yo vengo a ofrecer mi corazón. / Y hablo de países y de esperanzas, / hablo por la vida, hablo por la nada; / hablo de cambiar esa nuestra casa; / de cambiarla por cambiar no más... / ¿Quién dijo que todo está perdido? / Yo vengo a ofrecer mi corazón".
Como llegamos a escribir en el folleto que acompañaba el CD de Los Sabandeños que incluyó tan hermosa y aleccionadora canción, "Fito Páez no es un rockero cualquiera del tres al cuarto. Lo confirman el escaso éxito y la nula atención que ha merecido en su llegada a España, donde se suelen encumbrar a las mayores mediocridades que acostumbran a hacer este tipo de música". La versión sabandeña, con José Manuel Ramos como solista, figura en el CD titulado Atlántida (Manzana SNICD 111, Tenerife 1994).
Nuestro amigo y admirado intérprete Luis Morera, en su disco Me sigue cantando el alma (Santana Alonso, Gran Canaria 2010, referencia2027217), también grabó esta pieza emblemática de Fito Páez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook