27 de mayo de 2012
27.05.2012
40 Años
40 Años
cien líneas

¡La verdad!

27.05.2012 | 04:00

Por si las penas eran escasas, llegan desde China nuevos temores. Resulta que han bajado los precios de las viviendas, señal de que no es cierto que la economía vaya como dicen las autoridades postmaoístas. A mí siempre me ha parecido que China encierra un gigantesco engaño. Van de farol, como todas las dictaduras comunistas. Cuando se sepa la verdad, será Troya. Las dudas tacaron a las fábricas alemanas de cochazos y a la industria del lujo francés, y es que en China hay millones de millonarios. Casi tantos como en España, donde el número de tramposos por metro cuadrado es formidable: Europa presta al 1% a los lacrimosos bancos españoles, que, a su vez, prestan al 6% al Reino de España ¿Entonces? Pues, que todo es mentira, que el problema del ladrillo es tan gigantesco que solo mediante ese pase negro escandaloso se podrán salvar los bancos españoles. De lo contrario, todos, hasta los chinos, se irán a tomar viento. De ahí, también, los ajustes. Revel decía que la mentira mueve el mundo. Y lo paraliza cuando se descubre, que es lo que ahora está ocurriendo. Entremedias, los comediantes hacen su agosto, como Rubalcaba, que ha echado un mitin en un colegio de Murcia, ante niños de ESO. Ya están de vuelta, porque la crisis es un formidable acelerador del tiempo y más si se atiza la hoguera, como acaba de hacer The Times, que ventea una guerra entre España y el Reino Unido por Gibraltar. Ojo, que hace solo unos meses los plutócratas de UBS advirtieron que si se rompe el euro habrá guerras en estas coordenadas. China se suma a la melé. La única salvación pasa por decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad hasta convertirla en pieza sagrada. Por eso no hay solución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine