26 de mayo de 2012
26.05.2012
tribuna abierta

Don Marcos Guimerá

26.05.2012 | 03:33

Conocí a don Marcos Guimerá Peraza los dos últimos años de su vida. En su finca San José en El Sauzal y en su casa de Santa Cruz de Tenerife. Las veces que tuve la suerte de hablar con él, siempre con su hijo Agustín al lado pude comprobar su absoluta clarividencia. Hablamos largo y tendido de toda la generación de mis padres, e iba indicando nombres y profesiones de todos ellos con una lucidez increíble. Recorrí su inmensa biblioteca, observé con detenimiento la estructura de la misma y toqué con cariño y delicadeza muchos de sus libros.
Notario e historiador don Marcos Guimerá es ya una leyenda. Leí su más conocido libro El pleito insular (1808-1936) con apenas veinte años. Y he seguido releyéndolo continuamente. Además de ser un libro básico en la Historia de Canarias, en sus páginas de observan todos los vaivenes de la capitalidad única de Santa Cruz de Tenerife, así como de las disputas que conllevaron en 1927 a la división provincial. Es un libro trascendental, con una extensa documentación, y donde además de su buen trabajo de historiador, se observa un gran amor a Canarias, y una pasión por la armonía entre todos los canarios.
Don Marcos, además de Premio Canarias de Patrimonio Histórico 2002, ostenta una duplicidad que es difícil que exista actualmente: es Hijo Predilecto de Santa Cruz de Tenerife, la Medalla de Oro de Tenerife e Hijo Adoptivo de Gran Canaria. Su objetivismo le llevó a ser admirado por todos, por unos y por otros.
La Historia de la segunda mitad del siglo XIX y del primer tercio de Canarias está toda ella cimentada en la magna obra del escritor tinerfeño. Más de cien obras, y muchísimas biografías de ilustres políticos canarios, especialmente tinerfeños. Especialmente acertada es la de José Murphy, artífice de la capitalidad única para Santa Cruz de Tenerife en 1821. Justamente a los pies de la estatua del gran estadista en la Plaza de San Francisco recibía el multitudinario adiós de toda la sociedad tinerfeña.
Los puertos francos en el siglo XIX es un importante libro de Guimerá en el que detalla todas las características y consecuencias económicas que supuso la implantación de los mismos en Canarias.
Asistí en el Salón de Plenos del Cabildo de Tenerife a la presentación del último libro de Guimerá Peraza. La atalaya canaria trascendía a la gran política española: Maura y Canalejas: la difícil reconciliación, como ya anteriormente lo había hecho con Maura y Cambó (1913-1925). Arropado por toda su extensa familia don Marcos escuchaba con suma atención las acertadas palabras que se decían de su última creación.
Nos queda su inmensa obra, su extensísima relación de biografías €la última de ellas la del VIII Conde del Valle de Salazar, Esteban de Salazar Frías y Ponte€, su certera visión de la intrincada y difícil vida política canaria del siglo XIX y las primeras décadas del XX. Su inmenso trabajo será recordado siempre.
Nos ha dejado un Grande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine