22 de mayo de 2012
22.05.2012
en corto

Adoradores de sandías

22.05.2012 | 03:15

Una cosa es la demagogia y otra la credulidad. O sea, se puede perdonar al político hasta que engañe a la gente, pero no que se crea su propio engaño. Viene esto a cuento del discurso que culpabiliza por completo de la crisis al anterior Gobierno. En Europa hay cinco países con problemas serios: Grecia, Portugal, Irlanda, España e Italia. Desde 2007, año en que comienza la crisis, dos de ellos (Irlanda e Italia) han tenido gobiernos de derecha, otros dos (Portugal y España), de izquierda, y uno (Grecia) los ha tenido de ambos signos. Pero la crisis no ha distinguido de colores, políticas, políticos, ha pasado como un huracán por encima de todos. Por eso el discurso de la culpabilización puede aceptarse como una terapia social (la del chivo expiatorio, que siempre ha funcionado), pero en gente preparada y hasta docta resulta tan desolador como si los viéramos adorando a una sandía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine