20 de mayo de 2012
20.05.2012
tribuna abierta

Más política y menos especulación financiera

20.05.2012 | 04:00

La responsabilidad de nuestros gobernantes en lo que está pasando en Europa es enorme; han entregado la UE a los mercados financieros, que campan a sus anchas cuando era más urgente que nunca embridarlos. Se está jugando con fuego, como lo demuestra el caso de Grecia, que corre peligro de convertirse en un Estado fallido. Y, mientras tanto, toda suerte de demagogos y xenófobos se dedica a pescar en río revuelto.
Más responsable que sus colegas, la canciller alemana parece no comprender que está fomentando con su ciego egoísmo nacionalista el resentimiento de numerosos ciudadanos europeos y alimentando un fuego del que su país puede acabar siendo también víctima. Porque Alemania necesita al resto de los europeos, aunque sólo sea como mercado para su poderosa industria. Con su facilidad de financiación externa, Berlín podría permitirse una política "neokeynesiana" mucho mejor que los endeudados países mediterráneos. Podría, además, dejar que subieran los salarios de sus trabajadores y aumentar así su propia demanda, facilitando el despegue de quienes están asfixiados y no pueden permitirse a su vez más recortes salariales y sociales sin arriesgarse a una catástrofe. Sólo debería aceptar a cambio un ligero incremento del índice de inflación.
Alemania y otros países como Holanda e, incluso, la pequeña pero próspera Austria disponen de margen de maniobra suficiente para dar un impulso a la economía europea, aceptando incluso cierto endeudamiento, ya que les sale mucho más barato que al resto.
Se dice que Merkel se muestra tan dura con los «irresponsables» griegos por temor a que cunda el mal ejemplo, pero ése es un caso aparte. Nada que ver con Italia, Portugal o España. La inflexibilidad de la canciller cristianodemócrata puede terminar asestando un duro golpe al propio euro, que tanto ha beneficiado a Alemania.
¿No se da cuenta de que hay fuerzas, sobre todo en el mundo anglosajón, que llevan tiempo apostando por el fracaso de la moneda común y que no quieren una Europa políticamente unida, sino una simple zona de libre cambio? Fracaso que significaría tirar por la borda los esfuerzos de varias generaciones de europeos. Y que podría terminar dando la puntilla al único sistema no guiado exclusivamente por la lógica del beneficio, al sistema social de mercado que los propios alemanes contribuyeron en su día a crear. El triunfo de Hollande en Francia y el aún más reciente de socialdemócratas y verdes en las regionales del land más poblado de Alemania pueden representar -esperémoslo- un punto de inflexión.
Los ciudadanos quieren que la política recupere de una vez la iniciativa. ¿Por qué se ha permitido, por ejemplo, que el Banco Central Europeo sea sólo el guardián de la estabilidad de la moneda y tenga prohibido adquirir los títulos de la deuda de cualquier Estado miembro? ¿Es que los políticos no pueden modificar ese mandato? Pues ¿tiene sentido que el BCE preste a los bancos cantidades enormes de dinero a un interés inferior a la tasa de inflación para que esas entidades compren a su vez deuda pública por la que los estados deben pagar luego intereses hasta cinco veces superiores?
¿Hasta cuándo seguirá resistiéndose Merkel a los "eurobonos", que permitirían repartir el riesgo y mitigarían los efectos de las maniobras especulativas? ¿Para cuándo la tasa sobre las transacciones financieras? Cada vez queda menos tiempo para prevenir el incendio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine