19 de mayo de 2012
19.05.2012
zigurat

Existir entre líneas

19.05.2012 | 03:03

La vida nos viene de frente, pero antes de hacerlo muchos los zigzagueos hasta que la sorpresa dimite de su propia condición. En política, lo anterior cobra enorme dimensión; lo presenciamos y padecemos gracias, sobre todo, a los malignos viernes, por obra y desgracia del compulsivo gobierno de Mariano Rajoy, quien políticamente demuestra ser un perfecto incompetente, autor de un libro, En confianza, y su gabinete, en el cual destaca Soraya Sáenz de Santamaría, el cinismo político hecho persona; Luis de Guindos, antiguo responsable para España y Portugal de la diezmadora Lehman Brothers, y coordinador de: España, claves de prosperidad. Ocho años de estabilidad y crecimiento coordinado...; Jorge Fernández Díaz, preocupante por amenazador ministro, podría ser uno de los oscuros personajes de la orwelliana novela 1984; José Ignacio Wert, liberal venido a ultramenos y preclaro hostigador de la enseñanza pública; Alberto Ruiz-Gallardón, discreto ambicioso; Cristóbal Montoro, coartífice del neolenguaje; Ana Mato, quien puede exponer nuestra salud a la más inhóspita intemperie; José Manuel Soria, simplísimo cónsul de lucradas banderas, y Fátima Báñez, ya conocida como Ministra del Paro, son, entre otros €recordemos a Dolores de Cospedal, cuyos giros nos recuerdan a un demagogo vocinglero nacido en Renania del Norte-Westfalia€, quienes conforman a nueve de los bien remunerados currantes para imponer el Estado del Malestar; y ya Mariano Rajoy se empecina en su abismal atrincheramiento para que podamos "salir del pozo".
En los más diversos medios de comunicación, la ciudadanía se puede alongar a lo que prometieron en una solapada campaña electoral y ahora perpetran, sin miramientos, tan brutales desmedidas; viene a ser una casi perfecta ceremonia de la confusión, superando la patafísica arrabaliana.
Son sujetos literatulizables, pero bajo la ínfima categoría que le corresponde a los personajes planos, y hasta están pasando fatídicamente a las páginas oblicuas de los manuales de Historia o a la negra estética goyesca. En tal sentido, éste gobierno merecería un análisis derivado de William James y de Bernardo Stamateas. El nuevo mazazo ha consistido en recortarle 7.000 millones de euros a Sanidad, y 3.000 millones de euros a Educación. Tanto Sanidad como Educación (conjuntamente con las políticas de empleo, y no olvidemos la alucinante Ley para la Reforma Laboral, evidentemente), constituyen la piedra de bóveda de un incipiente Estado del Bienestar. El PP ha vuelto a recurrir insensiblemente a su rodillo parlamentario, constando la negativa de toda la oposición, salvo, para lo referido a Sanidad, de Unión del Pueblo Navarro (UPN). La obra y desgracia del PP es del todo irrefutable. Huyen hacia adelante, expertos en desdoblarse, contradecirse, plegarse ante los dictados de Angela Merkel y del BCE-Bundensbank, y hasta pretender configurar un desorbitado Neoestado unitario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine