14 de mayo de 2012
14.05.2012
tribuna abierta

De la miopía de los políticos

14.05.2012 | 04:00

Cuarenta años después de publicar su famoso informe sobre los límites del crecimiento, el Club de Roma vuelve a sonar la voz de alarma. Las emisiones de gases de efecto invernadero van a aumentar de aquí al 2030 ya que el hombre emite muchos más gases de los que pueden absorber bosques y océanos. Para el 2052, que, como quien dice, está ya a la vuelta de la esquina, la temperatura media del planeta habrá crecido en dos grados centígrados, con todas las secuelas negativas que sólo cabe en este momento imaginarse.
La culpa, en ello coinciden los científicos, es de los políticos y los economistas, incapaces de ver más allá de sus narices.
En verdad, la miopía de quienes nos gobiernan está alcanzando límites realmente preocupantes en todos los sentidos. Insisten, contra toda lógica, en políticas de continuos recortes, única forma, según dicen, de sanear las maltrechas economías, y desoyen a quienes les advierten de que el enfermo, lejos de sanar así, puede acabar muriendo de inanición. Y si no, que se lo pregunten a los griegos.
Cegados por su ideología, se obstinan en privatizarlo todo, supuestamente para hacer la gestión más eficaz y reducir el endeudamiento del Estado, sin fijarse en la experiencia ajena, que nos dice que lo que hoy son ingresos en las arcas públicas, se volverán luego gastos continuos por culpa de las subvenciones que demandará el sector privado, incapaz de cumplir aquello a lo que se comprometió pujando a la baja. Basta fijarse en lo ocurrido con los ferrocarriles en el Reino Unido, por poner sólo un ejemplo. Pan para hoy, hambre para mañana. El viejo dicho no podría ajustarse mejor a lo que nos está pasando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine