10 de mayo de 2012
10.05.2012
en corto

Menudo pájaro

10.05.2012 | 04:00

Gracias a la tormenta y a la situación límite a la que arrastra a todos, nos enteramos mejor de asuntos que la bonanza velaba. Por ejemplo, se confirma que una de las cosas en que consiste ser francés es verse superior a España y, por tanto, odiar caer a su altura. A la mayoría de los asistentes al adieu de Sarkozy en La Mutualité le lleva al pánico, sobre todo, la mera idea de que Francia pueda bajarse hasta nosotros.
"¡Vamos a ser como España!", decían al parecer entre lágrimas algunos franceses con instrucción.
Sarkozy se las ha arreglado para sacar a la luz zonas negras del alma francesa, lo cual dice bastante de sus bajos instintos. Con la derrota de Sarkozy a Rajoy le ha venido Dios a ver.
No sólo lo convierte en precursor del "nuevo buen camino" de la flexibilización del déficit, sino que lo ha librado de un mal vecino, que en cuanto nos viera malheridos nos daría la puntilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine