04 de mayo de 2012
04.05.2012
40 Años
40 Años
fin de siglo

La modernidad era esto

04.05.2012 | 04:00

Soraya Sáenz de Santamaría aseguró el otro día que, pese a las críticas, no iban a dejar de "modernizar" España. Utilizó el verbo modernizar, en efecto, para describir este bombardeo sistemático del que estamos siendo víctimas. Cada obús lanzado sobre un derecho adquirido, sobre una pensión modesta, sobre un hospital cerrado o un quirófano reducido a escombros, cada obús, decíamos, es, según la vicepresidenta, un elemento modernizador del sistema. Modernizar es quitar becas, eliminar los fondos para la investigación, reducir la capacidad de consumo, deprimir a la gente honrada y darles alegrías sin cuento a los defraudadores. Nos recordaba a Bush cuando bombardeó Irak en una acción que él calificó de humanitaria. Esa gente sin piernas, sin brazos y sin futuro que todavía agoniza en las esquinas de las ciudades de Irak son, quién lo diría, beneficiarios de una acción humanitaria, justo al modo en que esa mujer a la que dentro de nada eliminarán del programa de diálisis que la mantiene con vida se está beneficiando de los efectos modernizadores de la acción del Gobierno.
-Doctor, no puedo pagar el tratamiento.
-Pues muérase usted, por antiguo.
Margaret Tatcher, decidida a modernizar de una vez por todas los ferrocarriles del Reino Unido, privatizó cuando entonces su gestión, lo que se tradujo en un número espectacular de muertos. Los trenes empezaron a descarrilar enseguida porque a las empresas que se forraron con su compra les parecía que el mantenimiento era también una antigualla. Hay que modernizar el mantenimiento, dijeron. Y resultó que la modernización consistía en suprimirlo. Hay gente que te lleva a la Edad de Piedra convencida de que te está llevando a la de los metales. Nosotros vamos ahora hacia el capitalismo manchesteriano del siglo XIX, pero nuestros gobernantes dicen que no, que vamos hacia la modernidad. La modernidad era esto. No queremos ni pensar dónde estaremos cuando Rajoy, en uno de esos saltos mortales a los que es tan aficionado, decida convertirse en un posmoderno. En la posmodernidad pepera solo habrá cementerios (privados, lógicamente).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine