04 de mayo de 2012
04.05.2012
40 Años
40 Años
tribuna abierta

Excluidos

04.05.2012 | 04:00

Leo con asombro (que se transforma rápidamente en indignación) que las restricciones en materia de asistencia sanitaria dejarán a 150.000 inmigrantes fuera del sistema de dos años. De hecho, los extranjeros sólo serán atendidos si acreditan la residencia y están dados de alta en la seguridad social.
Esta norma, que ya figura en el borrador de decreto que recoge las nuevas medidas, lamina definitivamente le criterio de un servicio público de la Sanidad "universal, gratuito y de calidad", que es uno de los dos principales pilares del estado de bienestar. Y la gran pregunta surge inmediatamente: ¿y qué piensa a hacerse con los enfermos que no estén acogidos al sistema de la sanidad pública?
¿Acaso permitiremos que caigan en la indigencia?, ¿que padezcan sus enfermedades sin asistencia?, ¿que tengan que recurrir a la beneficencia voluntarista, impropia de un Estado moderno? La sola idea de que va a promulgarse una norma que genera esta lacerante e inhumana exclusión produce escalofríos. Y un insuperable rechazo que encontrará, sin duda, la más contundente respuesta de una gran parte de la opinión pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine