27 de noviembre de 2011
27.11.2011
tribuna abierta

La refundación empieza por uno mismo

27.11.2011 | 03:00

La diputada Ana María Oramas acaba de proponer la refundación del nacionalismo canario. Ana lanzó esa propuesta en la peor noche electoral que se recuerda en la sede de Coalición Canaria y en medio de una derrota estrepitosa, pero absolutamente esperada.
Ana se comprometió públicamente a llevar a cabo ella misma dicha refundación. Loable empeño e inconmensurable tarea que yo también asumí tras del último congreso del CCN, hace cuatro años, pero fui incapaz de llevarla a cabo. Por eso, estoy muy sensibilizado con el que sigo creyendo irrenunciable proceso hacia la unidad nacionalista y me voy a permitir la osadía de darle a mi amiga Ana, la valiente refundadora, algunas recomendaciones para que tenga más éxito que yo.
Primero, antes de refundar el nacionalismo canario tendría que empezar por refundar su propio partido, Coaliación Canaria.
Algo así como aquello de arregla primero tu casa antes de meterte en la de los demás. Y eso se hace en un Congreso, al que si me invitan, iré, y si me dejan hablar, hablaré, aunque estoy seguro que a algunos no les va a gustar nada lo que diga, pero será la verdad de lo que ha pasado, al menos desde nuestra experiencia.
Una vez refundada Coaliación Canaria, y elegido un nuevo Presidente o Presidenta, será el momento de sentarse a hablar con los demás partidos nacionalistas, en serio, de la unidad nacionalista. En ese momento, ayudaría mucho cumplir lo pactado anteriormente con el CCN y el PNC y no fallarle más a NC.
Y una última recomendación, cuando se sienten a hablar con nosotros, respeten a los demás partidos nacionalistas y a sus dirigentes, que el respeto es muy bonito y gratis.
Reconozcan humildemente sus errores y hagan propósito sincero de enmienda, si no quieren cumplir más penitencias, como la de las últimas elecciones, que podía haberse evitado, si nos hubieran hecho caso y pactado con el PP. Ellos, que han sido hasta ahora los grandes del nacionalismo canario, perdieron; nosotros, los chicos, ganamos, como ganaron las senadoras María del Carmen Suárez y Luz Marina Socas frente a rivales de peso mayor.
En política, como en la lucha canaria, hay que ser humildes, porque no hay rival pequeño y cualquiera te puede tumbar, si lo subestimas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine