05 de abril de 2011
05.04.2011
la ciprea

La Caravana de Los Palomos Cojos

05.04.2011 | 12:56

La fecha prevista para la caravana que se dirige por tierra mar y aire a la ciudad extremeña de Badajoz, es el 9 de abril

Tras un primer aplazamiento por previsión de lluvias, la caravana tendrá lugar el sábado que viene. Lo que hace semanas comenzó como un comentario en la cadena de La Cope del señor Miguel Ángel Celdrán Matute, alcalde de la ilustre villa de Badajoz, se ha ido convirtiendo en una gran marcha, un viaje épico hacia Extremadura con canciones, colorines y muchas ganas de pasárselo bien todo el mundo. Como las grandes cabalgatas representativas de una idea o un movimiento social, los palomos cojos de nuestra tierra tan ancha y tan dada a reproducir alcaldes con sabor a patria limpia de putas, maricones y otras especies que ya sus milicias calificaron hace más de medio siglo de escoria que había que arrojar a la basura (entre ellos judíos, masones y ateos para no desperdiciar los cubos), han decidido cabalgar hacia la conquista de una ciudad gobernada por un alcalde que a su vez pertenece a una subespecie muy extendida a lo ancho y a lo largo de nuestra geografía nacional, la del macho ibérico, animal donde los haya; tan sin extinguir pese a todos nuestros esfuerzos; tan bien conservado siempre y siempre tan propenso al chiste fácil sobre cualquier clase de plumas o palomas mientras no se trate de las suyas. El mencionado edil, en respuesta a una pregunta de un contertulio del programa que le preguntó al alcalde si había muchos palomos cojos en la ciudad como una gracia referida a la afición del señor Celdrán a la cría de palomos y en clara alusión al colectivo gay de Badajoz, no tuvo reparos en declarar que "Aquí normalmente los palomos cojos los echamos para otro lado, depende de que lado cojeen. Pero normalmente los echamos para otro lado". Parece ser que después de cometido tal agravio el alcalde recibió en su despacho a la Asociación de Gays, Lesbianas y Transexuales de la ciudad que rige con mano tan derechota y les pidió perdón por lo que consideró una mala interpretación de miles de oyentes; de miles de españoles que ya estamos cansados de estos "errores" de lenguaje tan cercanos a una moral atávica y llena de prejuicios que siempre varean a los mismos; que siempre hacen chistes sobre los mismos; que siempre defecan sus malas conciencias, sus complejos o sus tendencias sexuales mal encubiertas con comentarios que hieren la sensibilidad de millones de seres humanos que, con caravana o sin ella, vamos juntos, de la mano, por la corteza de una misma tierra. Y desde aquí, mis mejores deseos a todos los que emprenden tan buen peregrinaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook