13 de enero de 2011
13.01.2011
tribuna abierta

La Cruz de Santiago vuelve a iluminar las noches santacruceras

En 1968, el tinerfeño Fernando Zerolo Davidson (1927-1999), promovió la construcción y colocación de una Cruz de Santiago en el risco de la Altura de Paso Alto

13.01.2011 | 14:59

En el escudo de la Muy Noble, Leal e Invicta Villa, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife, otorgado por Real Cédula el 28 de agosto de 1803, la Insignia de la Orden de Santiago, de color rojo, que asoma detrás de la Cruz Fundacional y que atraviesa la tercera cabeza de león, se debe al triunfo conseguido sobre los invasores ingleses, el 25 de julio de 1797, festividad del Apóstol Santiago.

En 1968, el tinerfeño Fernando Zerolo Davidson (1927-1999), promovió la construcción y colocación de una Cruz de Santiago en el risco de la Altura de Paso Alto, debido a que el compatrono de Santa Cruz de Tenerife es también el Patrón del Arma de Caballería, de la que él era Capitán. El grupo ligero de Caballería II, con sede en La Cuesta, se haría cargo de su mantenimiento hasta su traslado a la Península, en 1977; no obstante, cada 25 de julio, el capitán Fernando Zerolo, junto a varios compañeros jubilados, subían al risco de la Altura para iluminarla mientras Dios le dio fuerzas para hacerlo.

Debido a que la Cruz de Santiago, que iluminaba las noches santacruceras y era la referencia de los viandantes, permanecía a oscuras y totalmente abandonada, desde hacía 10 años, la Tertulia de Amigos del 25 de Julio, solicitó al Presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife que si podían llevar a cabo los trabajos oportunos para que tan digno símbolo volviera a brillar sobre la Ciudad.
La Autoridad Portuaria acogió con buen criterio esta proposición y ordenó acometer las obras de pintado e iluminación; y así, en la noche del 25 de diciembre, mientras presenciábamos el concierto de Navidad en la explanada del Muelle de Los Llanos, el símbolo que le da nombre a esta ciudad volvió a iluminar Santa Cruz de Tenerife.

Como la mejor perspectiva visual de la Cruz es desde el mar, con su puesta en funcionamiento, cientos de miles de pasajeros que nos visitan en los cruceros de turismo, cuando al anochecer zarpen rumbo a otros lugares, llevaran como último recuerdo de la Isla, la foto de la Cruz de Santiago iluminada, resaltando a la cordillera de Anaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook