16 de octubre de 2008
16.10.2008
La canción del verano

Analogías entre Castilla y Canarias

16.10.2008 | 01:08

Además de las numerosas influencias reseñadas, el Cancionero castellano de Agapito Marazuela contiene coplas y géneros musicales que reflejan una clara conexión con las variantes canarias, a pesar de que versos y ritmos hayan sufrido alteraciones fácilmente detectables como en todo fenómeno folclórico. Así sucede en varios cantos de trabajo o de faenas agrícolas, como la copla sobre la molinera clasificada con el número 139 (página 327): "Gasta la molinera / ricos pendientes, / de la harina que roba / a los clientes". La variante canaria podemos localizarla en Tenerife, a través de una grabación de la familia Rodríguez, de Milán (Tejina), que dice: "Gasta la molinera / ricos collares, / de la harina que roba / de los costales". (Alambra", SMGA 80551). Otra versión recogida en Gran Canaria presenta el mismo esquema de la copla importada: "Tiene la molinera / ricas pulseras, / de la harina que roba / de las talegas".
Siguiendo con las coplas de carácter agrícola vemos cómo el modelo castellano, que Marazuela recogió en Cuéllar (Navalmanzano), cuenta igualmente en Canarias con una versión que Los Sabandeños introdujeron en el volumen segundo de su Antología (Columbia CPS 9159, 1972), tomada del rico repertorio de Manuel Ramos (Punta del Hidalgo, Tenerife), que reza: "Arando en el cerrillal / se me cambó la besana, / y acordándome de Juana / yo la volví a enderezar". La cuarteta segoviana del Canto de arada (número 88, página 93) encierra idéntica idea y utiliza versos muy parecidos: "Cuando voy con mi pareja / y estoy en la tierra arando / y hago la primer mesana / de ti me voy acordando".
Ya hemos escrito en otro lugar (Estudios sobre folclore canario, Edirca, Las Palmas de Gran Canaria, 1985) que esta copla, en versión canaria, fue motivo para que la censura detuviera el disco de Los Sabandeños durante varios meses. Como dijimos en aquella ocasión "quizás el censor pensara que la besana era una palabrota indecente, cuando sólo se trata del surco que deja el arado, como todos sabemos". Pero el que manda, manda, y así las gastaba la censura en aquellos tiempos).
Otras coplas castellanas juegan con idéntico modelo, como la recogida en Ciudad Real por Prado y Luengo, en su Antología del folclore manchego (Diputación de Ciudad Real, 2003), que dice: "Arando en el carrascal / se me perdió la besana, / y la he venido a encontrar / en tu pechito, serrana". O la que cita el profesor García Matos: "Estando en el campo arando / se me torció la besana, / y la vine a enderezar / al banquillo de tu cama". Como se ve, todas las cuartetas encierran una evidente intencionalidad erótica, en especial la variante canaria.
En la obra de Marazuela se convierte un viejo refrán en copla, que no es exclusiva de Castilla, sino que podemos localizarla en otras regiones y comarcas españolas y americanas, con leves diferencias y matices en los versos. La versión castellana dice: "Me han dicho que no me quieres, / no me da pena maldita, / que la mancha de la mora / con otra verde se quita" (número 405). La variante canaria pertenece al repertorio de los Aires de Lima, de Ingenio, también conocidos con el nombre de ´Isa de la parida´: "Si crees que yo tengo pena / no tengo pena maldita, / que la mancha de una mora / con otra verde se quita".
En cuanto al repertorio coplero de carácter humorístico, Marazuela recoge en la página 405 la siguiente cuarteta: "Una pata tengo aquí / y otra tengo en tu tejado: / ¡Mira si por tu querer /estoy bien espatarrado!". La variante canaria introduce la voz escarrancharse (abrirse de piernas), que es de uso corriente en el Archipiélago, tal vez un préstamo directo del portugués (Pérez Vidal) o un americanismo (Cuba, Venezuela) que llegó a nuestras islas como transculturación: "Una pata tengo aquí / y otra tengo en tu tejado: / por culpa de los amores / ando medio escarranchado".
Con el mismo sentido desmitificador de la relación amorosa, tenemos la copla de la página 402, que también cuenta con versión canaria: "Cuando paso por tu puerta / compro pan y voy comiendo, / porque no diga tu madre / que de verte me mantengo". En Canarias se produce el leve matiz de pa que no diga tu madre. Igual que en Murcia, según Cassou ("Tradiciones y costumbres de Murcia", 1893, página 128 : "Pa que tu mare no iga / que de verte me mantengo").

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook