12 de junio de 2018
12.06.2018
Caso Nóos

El Tribunal Supremo se reserva para los raperos

La sentencia del 'caso Nóos' demuestra que el Supremo ha decidido concentrar su misión condenatoria en raperos y tuiteros que ofenden al Rey

13.06.2018 | 20:18
El Tribunal Supremo se reserva para los raperos

La actividad penal requiere de una energía incandescente, que obliga a dosificar los esfuerzos para no incurrir en el agotamiento. La sentencia del 'caso Nóos ' demuestra que el Supremo ha decidido concentrar su misión condenatoria en raperos y tuiteros que ofenden al Rey, para mostrarse misericordioso frente a los miembros de la Familia Real que se han aprovechado de su condición para robar a los ciudadanos. Malversación es sinónimo de robo.

Iñaki Urdangarin se va de rebajas, con un leve empujón adicional saldrá de la prisión sin necesidad de haber entrado. A Cristina de Borbón le sale a devolver, un escarnio adicional para la ciudadanía en plena declaración de la renta. Cabe recordar que la Agencia Tributaria y el fiscal Pedro Horrach, nada sospechosos de animadversión hacia la hermana del Rey, reclamaban una cantidad que el Supremo considera exagerada. El acto de restitución a la exduquesa de Palma de los 128.138 euros reclamados de más debería ser público, y retransmitido en directo en una excelente parábola de que todavía hay clases.

Conviene precisar que el Supremo no actúa sobre el vacío, la voladura de la instrucción de José Castro a instancias de la fiscalía anticorrupción empieza con la desfiguración del caso llevada a cabo en la sentencia inaugural de la Audiencia de Palma.

Insultar al Rey sale proporcionalmente más caro que robar utilizando el nombre del Rey, puesto que hasta la muy benévola sentencia admite que Urdangarin se aprovechó de "la situación de privilegio que disfrutaba como consecuencia de su matrimonio con una hija de quien era entonces Jefe del Estado". Hubiera sido más sencillo escribir "yerno del Rey", con el inconveniente de que así se habría entendido todo. Criticar ferozmente al monarca también es más peligroso para la salud penal que burlarse de los ciudadanos al malversar su dinero.

La trama delictiva puesta en marcha por el cuñado del Rey, a través de un Instituto en el que figuraba la hermana del Rey y otros figurones palaciegos, le ha salido rentable a quienes la pusieron en marcha. Nadie discute que Urdangarin y compañía cobraron seis millones de euros de las comunidades de Balears y Valencia. Por comparación con las cantidades restituidas, y que no alcanzan el millón de euros, los foros fantasmagóricos han supuesto un excelente negocio para los familiares del Jefe del Estado.

La Audiencia de Palma y el Supremo consideran adecuados los precios millonarios de convocatorias baleares y valencianas de ínfimo impacto, y que nadie recuerda. Esta ficción solo demuestra que los magistrados involucrados son tan duchos en Derecho Penal como ignorantes de la realidad de las regiones citadas. Aunque los jueces belgas no tengan tan clara la capacidad de sus colegas españoles a la hora de dictar una simple euroorden.

El Supremo ha necesitado más de un año para no hacer nada, salvo las rebajas citadas. No solo actúa bajo el criterio de 'in dubio pro reo', sino de 'sin dubio pro reo'. Manos Limpias se lleva el castigo verbal que se disculpa a los delincuentes privados, la sentencia acaba en cuanto se desestima el recurso de la fiscalía porque no se puede acometer una revisión probatoria "en contra del reo". El texto acusatorio de la fiscal del Supremo devolvía al sueño de una justicia igual para todos. Por supuesto, ha sido íntegramente rechazado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine