07 de marzo de 2018
07.03.2018
Audiencia Nacional

Francisco Camps descarga en Ricardo Costa la responsabilidad de las cuentas del PP Valenciano

Asegura al juez que pidió al exsecretario general de la formación regional "máxima transparencia"

07.03.2018 | 17:02
Camps durante su declaración en la Audiencia Nacional.

El expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps ha afirmado este miércoles en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP de la Comunidad Valenciana que el exsecretario general de la formación política regional Ricardo Costa era la persona que llevaba las cuestiones económicas en el partido.

Así lo ha dicho el que fuera líder de los 'populares' valencianos (2002-2011) ante el titular del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, cuando ha sido preguntado por quién llevaba la contabilidad del partido. "Es el que llevaba la vida económica del partido e imagino que era el que llevaba la contabilidad de la campaña electoral también", ha explicado.

De este forma, el expresidente valenciano ha desmentido a Costa sobre que fue él quien ordenó que algunos empresarios sufragasen con dinero negro los actos electorales de 2007 y 2008 de la formación política regional. "Jamás habría permitido un sistema de pagos como el que usted me está diciendo", ha respondido Camps al abogado del Estado, Edmundo Bal.

Camps se ha desvinculado de todos los asuntos económicos del partido y ha destacado que el encargado de atender a estas cuestiones era el exsecretario general, que en estos años era Ricardo Costa, para el que la Fiscalía Anticorrupción pide siete años y nueve meses de prisión. Esta afirmación la ha hecho al ser preguntado por quién llevaba la contabilidad del partido: "Es el que llevaba la vida económica del partido e imagino que era el que llevaba la contabilidad de la campaña electoral también", ha explicado.

"En el PP el secretario general es la persona fuerte del partido [...] Costa era el responsable del partido y todo el mundo que tenía algún problema iba al secretario general. Lo mío era el Gobierno, no iba despachando con nadie", ha subrayado. Después, ha añadido que "el partido es todo, todo el mundo es el partido".

El expresidente ha sido preguntado por la confesión que hizo Costa durante su declaración sobre que se reunión con el extesorero del PP nacional Luis Bárcenas para trasladarle su preocupación sobre que en la Comunidad Valenciana podrían estar cometiendo irregularidades al facturar dichos actos a empresarios. Camps lo ha negado rotundamente varias veces y ha concretado que ninguno de sus "interlocutores" le avisó de que el que fuera secretario general visitó la sede nacional en Madrid.

Así lo ha dicho el que también fue líder de los 'populares' valencianos (2002-2011) en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP de la Comunidad Valenciana, en el que ha declarado en calidad de testigo. En este procedimiento se analiza cómo pagó el PP de la Comunidad Valenciana las campañas municipales y autonómicas de 2007 y de las generales de 2008 cuya organización fue contratada con la empresa de la trama Gürtel Orange Market.

Mandar a alguien a hablar con Bárcenas es "absurdo"

"Me hubiesen dicho: 'Paco, qué está pasando que ha venido tu secretario general'", ha agregado. "Jamás pensé que una cosa así se pudiese hacer, pero jamás habría permitido un sistema de pagos como el que usted me está diciendo. Jamás habría mandado a alguien a hablar con Bárcenas, es absurdo, esotérico", ha precisado después a preguntas del abogado del Estado.

Al respecto, Camps ha señalado que Costa no le hizo llegar una posible advertencia de la Tesorería nacional del partido y que fue él mismo el que le preguntó a su 'número dos' en el PP valenciano al respecto cuando se filtró este asunto en la prensa y que éste le dijo que "todo estaba bien" y que no habría de qué preocuparse.

Como esto coincidió en el tiempo con el "follón" de los presuntos regalos que la trama Gürtel hizo al expresidente del gobierno valenciano, conocido como la 'causa de los trajes' de la que finalmente fue absuelto, Camps le pidió el "máximo nivel de transparencia", con auditorías, apertura de libros de contabilidad, ruedas de prensa y comparecencias en las Cortes Valencianas, ha recordado.

Sobre la supuesta orden que dio de que los actos electorales fuesen sufragados por empresarios a través de facturas falsas emitidas por Orange Market, Camps también lo ha desmentido y ha recalcado que "nunca" ha llamado a ningún empresario ni les ha pedido dinero.

"Alguien tiene que explicarnos por qué durante nueve años han dicho lo contrario y han mentido a un juez del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Me parece muy fuerte, durante nueve años escuché a todo el mundo lo mismo, que eso no era verdad", ha enfatizado, al igual que hizo este martes en el Congreso de los Diputados, donde compareció en la comisión de investigación de la presunta financiación ilegal del PP.

El 'glamour' en los actos

Así, sobre la organización de las campañas, ha dicho que él sólo se encargaba de los discursos políticos y que sabía que Álvaro Pérez 'El Bigotes' era la persona que trabajaba para el partido para preparar estos actos. No obstante, ha precisado que no ha tenido conocimiento de Orange Market y de los líderes de la Gürtel, Francisco Correa y Pablo Crespo, hasta el estallido de la trama en febrero de 2009.

"Yo llegaba a los actos, bajaba, mis compañeros ya estaban ahí, saludaba a la gente, me sentaba en mi sitio y cerraba el acto", ha apostillado. "El glamour era el siguiente": entre acto y acto paraba en un área de servicio para "comerme un bocadillo de tortilla", ha añadido.

Asimismo, ha dicho que nunca se reunió con 'El Bigotes', que solo le veía en los eventos y que no le consta de que fuese por la sede del PP valenciano quejándose de que les debía dinero. Sobre cómo lo conoció, ha contado que fue Eduardo Zaplana, cuando era presidente de los 'populares' valencianos, quien le envió a Pérez, pero ha indicado que nunca le preguntó el motivo por el que intermedió por él: "Yo estaba pendiente de hacer una buena campaña".

Le pidió "lealtad" en Nochebuena

En esta línea ha sido preguntado por las grabaciones que obran en la causa en las que se escucha al expresidente llamar al responsable de Orange Market "amiguito del alma" y le pidió "lealtad". Camps ha explicado que esta conversación que ha pasado "para la historia de España", se enmarcaba en una llamada para felicitar la Nochebuena.

"Ese día el presidente llamaba a mil personas, ese día hablo con concejales, diputados, con ministros no que eran el PSOE, y Álvaro Pérez estaba en la lista", ha concretado. "Sí, le pedía lealtad y no me la dio. ¿Qué pides en Navidad? Pues cosas buenas, no le llamas para decirle 'oye mira que voy a pasar de ti'", ha apuntado intentado normalizar esta conversación.

Por otro lado, ha admitido que recibió un regalo de 'El Bigotes', pero ha subrayado que lo devolvió y ha reprochado a la prensa que no publicase parte de la conversación en la que su mujer le comunicaba al empresario que no quería ese obsequio. "Es la primera conversación de un político en España que dice que devolvería un regalo", ha bromeado, una frase que ha sido contrarrestada por el juez, que le ha contestado que "eso no lo sabe" porque "a lo mejor hay más".

Cotino desconocía los pagos a empresarios

Este miércoles también ha declarado el expresidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino, que no ha aportado muchos "detalles" sobre las campañas electorales que se analizan en esta vista oral y sobre el funcionamiento del partido.

Su sobrino, Vicente Cotino, es uno de los nueve empresarios que ha reconocido haber pagado con dinero negro parte de los actos electorales del PP. Ha aseverado que nunca nadie del partido, ni su familiar le han comentado que el partido se estuviese financiando presuntamente de forma irregular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine