30 de enero de 2018
30.01.2018
Investidura de Puigdemont

Moncloa cree que se ha evitado "una burla" a la democracia

Ve en el aplazamiento del pleno de investidura la "consecuencia obligada" de la acción del Gobierno y los tribunales

31.01.2018 | 09:41

El Gobierno de Mariano Rajoy considera que la decisión del presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, de aplazar el pleno de investidura de Carles Puigdemont es la "consecuencia obligada" de la actuación del Estado de Derecho, tanto por la acción del Gobierno como de los tribunales. A su entender, "hoy" se ha evitado "una burla" a la democracia gracias al recurso del Ejecutivo y las medidas cautelares acordadas el sábado por el Tribunal Constitucional, según han indicado a Europa Press fuentes de Moncloa.

Este martes, el presidente del Parlamento catalán ha pospuesto ese pleno de investidura de Puigdemont para garantizar la "inmunidad" del candidato. Según ha añadido en una comparecencia institucional, en ningún caso propondrá otro candidato que no sea el expresidente de la Generalitat y que opta por posponer el pleno para garantizar que pueda ser investido de "forma efectiva y sin injerencias".

El Ejecutivo de Rajoy considera que el respeto a la legalidad y el aplazamiento del pleno en el que se iba a investir de "manera fraudulenta" a Puigdemont es la "consecuencia obligada de la actuación del Estado de Derecho", tanto por la acción del Gobierno como de los tribunales, han indicado las mismas fuentes.

Los independentistas, obligados a cumplir la ley

Gracias al recuso del Gobierno y a las medidas cautelares dictadas por al Tribunal Constitucional, sostienen fuentes de Moncloa, se ha evitado que "hoy" se hubiera producido "una burla" a la democracia en el Parlamento de Cataluña.

Tras asegurar que los independentistas saben que están obligados a cumplir la ley como el resto de ciudadanos, las mismas fuentes consultadas han recalcado que el Gobierno de Mariano Rajoy seguirá velando por defender la ley y las instituciones en todo momento.

Precisamente antes de que Torrent anunciase ese aplazamiento, Rajoy le ha advertido de que tiene que ser "muy consciente" de las responsabilidades" en que puede incurrir si "se salta" la resolución del Tribunal Constitucional, en la que se prohíbe celebrar una investidura de Puigdemont que no sea presencial y con previa autorización al juez para poder asistir a la sesión plenaria.

"El presidente del Parlament incurrirá en responsabilidades por incumplir una resolución de los tribunales y todos aquellos que apoyan su decisión. Espero y deseo que eso no sea así porque en Cataluña hay que recuperar la normalidad institucional, social y económica", ha declarado Rajoy en una entrevista en TVE, recogida por Europa Press.

Tras asegurar que un "prófugo" de la Justicia no puede ser presidente de la Generalitat, el presidente del Gobierno ha confiado en que eso finalmente no se produzca porque sería "prolongar la situación de inestabilidad" en Cataluña. En su opinión, Puigdemont está "generando un grave problema a todos, incluso a los propios partidos independentistas".

Según Rajoy, gracias al recurso del Gobierno al Tribunal Constitucional han conseguido que un "prófugo" de la Justicia pueda ser investido presidente de la Generalitat y ha pedido un "candidato limpio" que no esté incurso en causas judiciales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook