08 de febrero de 2019
08.02.2019
Prueba

Toyota Aygo X-Cite, pisando con gracia

Ataviado con un llamativo color magenta, la variante X-Cite del renovado Aygo presume además de un completísimo equipamiento y gran eficacia de consumo

08.02.2019 | 22:39
Toyota Aygo X-Cite

Toyota Canarias, algo más que una presentación

  • El importador ha inaugurado en el Tenerife Espacio de las Artes el curso de presentaciones en un 2019 en el que también llegarán los nuevos RAV4 y Corolla. Toyota Canarias ha vuelto. En realidad, el importador de la marca japonesa nunca se había ido, pero su completa reestructuración empresarial (propiedad incluida) había propiciado que esperaran su momento para presentarse con todos sus efectivos. Y el momento es éste, en un 2019 repleto de novedades en su primer cuatrimestre y con rediseño del Aygo como primer entrante. El acto fue algo más que una simple presentación de un modelo. Fue la presentación de todo un proyecto de marca.
  • Jorge Luzardo, director comercial de la marca, y Carolina Bolaños, responsable de producto, se mostraron ambos "encantados" de dar a conocer este primer lanzamiento que se produce tras un 2018 de marcado crecimiento para Toyota en Canarias. Como recordó Luzardo, en un mercado que mejoró sus cifras de ventas en un 5,5%, esta marca lo hizo hasta rozar el 40%. "Ganamos cuota de mercado en todos los segmentos en los que participamos. Tenemos la esperanza de mantener esta tendencia en 2019", señaló antes de tener un reconocimiento a la red de concesionarios que, dijo, "son los responsables de estos resultados".
  • Explicó que parte de la razón de esa inercia que les impulsa desde 2018 se debe al impulso que han experimentado los vehículos híbridos. "Tras años y años apostando por la movilidad híbrida se ha demostrado que este tipo de coches son una alternativa a los coches convencionales". El dato aportado es demoledor: "El 93% de los híbridos que se comercializaron en Canarias fueron Toyota y este tipo de vehículos experimentaron un crecimiento del 95% con casi 1.500 unidades".
  • Ya con el Aygo como protagonista, Carolina Bolaños explicó que con él Toyota Canarias "muestra su voluntad de llegar a un cliente más joven". "Lo hacemos con un producto renovado, con más equipamiento, acabados más llamativos y capaz de expresar la personalidad de su propietario". Como explicamos en este completo reportaje, los hace mediante nuevas opciones de equipamiento y una paleta de colores más rica y atrevida. Disponible desde 8.000 euros, el precio de la versión más completa x-cite se sitúa en 10.850 euros.

Calles atestadas de coches, peatonalizaciones, controles cada vez más exhaustivos y restricciones resultantes de los altos índices de contaminación. Las principales localidades de Canarias no son ajenas a esta realidad que poco a poco se va imponiendo sometiendo al coche a un paulatino estrangulamiento. La industria se defiende poniendo sobre el tapete fórmulas capaces de desmontar muchos de sus argumentos o al menos aptos para retrasar el efecto que ciertas decisiones tienen sobre la libre circulación de automóviles por las ciudades.

Sin duda una de las categorías que mejor se ajusta a este contexto es el llamado segmento A o el de los pequeños utilitarios. Y es que por su tamaño y nivel de eficiencia son de los pocos capaces de hacer frente a estos y otros desafíos gracias también a la continua adecuación de sus estándares a las exigencias tecnológicas actuales.

El Aygo en su variante 'x-cite' lo hace además con un particularísimo estilo apoyado en una imagen desenfadada alentada por su llamativo acabado exterior bi-tono en color magenta y negro. Mide tan solo 3,47 metros de largo por 1,62 m. de ancho lo que como premisa es toda una ventaja. La altura se sitúa en 1,46 metros, pero uno de los datos más relevantes corresponde a la batalla -2,34 metros-. No se pueden imaginar lo que ello supone en términos de aprovechamiento de espacio, se sorprenderían, pero no desviemos aún la atención.

Enmascarada bajo su pequeña apariencia surge una carrocería con carácter –o por lo menos a nosotros nos lo parece- especialmente evidente en el diseño del frontal en forma de 'X' ahora de estructura tridimensional más poderosa. Las llantas de aleación en color negro de 15 pulgadas y el relieve de los pasos de rueda, sobre todo el correspondiente al tres cuartos trasero, también ayudan a enfatizar su silueta atlética.

En un plano más refinado destacan elementos como los grupos ópticos silueteados por la luz diurna LED, las carcasas de los retrovisores y los pomos de las puertas en color de la carrocería así como el amplio portón trasero de cristal oscurecido, al igual que las ventanas de las puertas posteriores.

Este coqueteo también se traslada al interior donde el decorado adopta el juego combinativo de colores del exterior. El principal –el magenta- subraya el aire jovial del habitáculo formando parte de los embellecedores de las salidas de aire, de los paneles de las puertas, del pomo de la palanca de cambios e incluso de la tapicería encontrándolo tanto en las costuras de los asientos como en los bordes de las alfombrillas. Toyota tiene además una especial predilección por los acabados en negro piano, muy lucidos sí, pero de obligado mantenimiento para que luzcan pulcros.

En términos de ergonomía todo está dispuesto para operar de forma rápida y sencilla. Los controles principales se concentran en torno al puesto de conducción repartidos entre la zona superior de la columna central y el volante multifunción. Los de menos uso, correspondientes a la activación/desactivación del Start/Stop y del sistema de pre-colisión, se ubican a la izquierda, en la zona baja del salpicadero.

La pantalla del sistema multimedia 'x-touch' con conectividad vía Apple CarPlay y Android Auto ha ganado en calidad de proyección y en ella se reproducen también las imágenes de la cámara de visión trasera. Igual de simple es acceder al panel del sistema de climatización, la toma de corriente de 12 voltios y los puertos auxiliar y USB ordenados a continuación.

Con todo, el auténtico desafío sin embargo es la propuesta de unas cotas de habitabilidad y acceso intachables. Junto a la generosa distancia entre ejes se adoptan toda una serie de soluciones que benefician el espacio y por añadidura, un extraordinario confort para los cuatro ocupantes teniendo en cuenta sus dimensiones. Eso sí, tanta generosidad exige renunciar a cierta capacidad en el maletero (168 litros) aunque visto con perspectiva, no penaliza en exceso la posibilidad de hacer frente a los quehaceres propios de la vida diaria.

Y es en ese ámbito donde cobran mayor interés las principales ayudas activas que equipa el nuevo Aygo. La marca las reúne en torno al concepto Toyota Safety Sense y se compone de sistema de protección pre-colisión que detecta y avisa de la presencia de vehículos que circulan a corta distancia por delante y reduce el riesgo de colisión actuando incluso sobre los frenos si fuera necesario, y el avisador de cambio involuntario de carril. Dispone además de seis airbags, asistente de arranque en pendiente (HAC) así como de otras soluciones vinculadas a una actuación segura en situaciones de conducción como el control de estabilidad (VSC) y control de tracción (TCR).

Motor, sinónimo de eficiencia

El compromiso adquirido por Toyota con la movilidad baja en emisiones no sólo se materializa a través de su amplia propuesta de motorizaciones híbridas sino que se traslada al resto de su oferta motriz. Esta no iba a ser la excepción, el motor VVTi DOHC de tres cilindros y 998 cc ha sido ampliamente revisado para mejorar el consumo. Las cifras de potencia y par se sitúan ahora en 72 CV y 93 Nm, respectivamente, y si bien no sigue la estela de los motores turboalimentados, la entrega de par a bajo régimen no desentona mostrándose ciertamente vivaracho entre el tráfico urbano.

La relevancia de los datos de aceleración y velocidad máxima –de 0 a 100 km/h en 13,8 segundos y 160 km/h- aunque significativos es poco trascendente en el caso que nos ocupa. Si lo es el ahorro y es que el Aygo puede presumir de actuar como un auténtico mechero colocando el gasto en combustible (cifras oficiales) en tan solo 3,9 litros a los 100 kilómetros, lo que equivale una disminución de las emisiones de CO2 hasta los 90 g/km.

Las sensaciones que transmite en conducción van en sintonía. Aún así sorprende. Las mejoras en la configuración de la suspensión y la dirección resaltan su dinámica hasta el punto de convertirse en un vehículo divertido, tremendamente estable y de fácil manejo. Reacciona con rapidez y precisión en los cambios de dirección lo que tiene mucho que ver también con su postura sobre la carretera y el equilibrado reparto de pesos. Aparente, práctico y jovial, nadie puede poner en duda el crédito de este tipo de propuestas ante los retos de la movilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook