21 de enero de 2019
21.01.2019
Motos

Husqvarna Vitpilen 701: Minimalismo sueco

En su necesidad de crear una gama 'street' radicalmente opuesta a la de su hermana KTM, la marca sueca Husqvarna propone modelos tan exóticos como Vitpilen 701

21.01.2019 | 15:35

Varias motos en una

  • Aunque su precio es de 10.215 euros, la Vitpilen 701 se puede 'vestir' con una infinidad de accesorios que pueden cambiar por completo su estética. Hay tapas, guardabarros, carenados de depósito, llantas de radios aligeradas, tapas que la hacen monoplaza, asientos con un acabado más vistoso, espejos que se acoplan en los topes del manillar y un amplísimo etcétera. Ese nuevo 'universo Vitpilen' continúa con un catálogo de accesorios para el motorista, ya que Husqvarna aprovecha esa estética tan personal para ofrecer una serie de cascos, chaquetas, pantalones, guantes y calzado a juego con ella.

Desde que en 2013 pasó a ser propiedad de KTM, Husqvarna había podido mantener su estatus como fabricante de motos con un inmenso potencial off-road. Ahora se ha lanzado a la conquista del asfalto con la diferencia de que –tecnología aparte– su propuesta de modelos no puede estar más alejada de la media de la marca austriaca. La Husqvarna Vitpilen 701 es todo un ejercicio de libertad estilística y de arrojo y, por tanto, la abanderada de esta nueva junto a la Svartpilen 701 con las versiones 401 a continuación.

Obra del estudio de diseño KISKA, su línea es un canto al minimalismo sueco y, sin duda, la mejor forma de reclamar un espacio para Husqvarna entre las naked de corte urbano. La Vitpilen 701 es esbelta y futurista, pero, por encima de todo, ha sido diseñada para permitir una máxima libertad de movimiento al piloto. La posición de conducción, por cierto, recuerda mucho a la de una 'café racer', aunque con trazas de prototipo de una película de ciencia ficción.

La etiqueta de minimalista le va que ni pintada a esta 'Husky'. Y no sólo por tratarse de una 'naked' como tantas, sino por un diseño en el que no hay sitio para lo innecesario. El colín, por ejemplo, es la mínima expresión y, aunque no lo parezca, deja espacio para poder llevar acompañante. Aunque visualmente el conjunto que forma ese asiento que forma parte del subchasis posterior y el depósito carenado, una línea diagonal en amarillo crea una división entre ambos componentes.

Incluso de frente, KISKA ha querido darle a la Husqvarna Vitpilen 701 una mirada diferente a la de cualquier otra 'naked'. El faro LED tiene un aro exterior que actúa como luz diurna y está cruzado por una estructura horizontal que incluye el logotipo de la marca sueca. El piloto trasero también emplea diodos luminosos, pero para no quebrar ese elegante minimalismo, el soporte de la matrícula y los intermitentes 'caen' al soporte inferior que se ancla al basculante y que libera estéticamente el colín.

El motor monocilíndrico –el mismo de la 690 Duke que KTM ya ha jubilado de su gama– es fuente de carácter y, también, algunas limitaciones respecto a la mayoría de sus rivales que se mueven en una cilindrada próxima a los 700 cc. Su potencia es de 75 CV, aunque hay una versión con mapa de motor específico para ser apta para pilotos con el carnet A2.

A pesar de las enormes limitaciones que imponen las normativas de emisiones, el diseño del silencioso va bastante a juego con la línea general de la Vitpilen 701. Otra herencia de grupo son las suspensiones WP –propiedad también de KTM–, en concreto, una horquilla delantera de 43 mm delante y un monoamortiguador posterior, ambos regulables. El equipo de frenos, con un disco delantero de 320 mm de diámetro y pinzas de anclaje radial se confía en otro especialista: Brembo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook