26 de diciembre de 2018
26.12.2018
Renault

Renault refuerza su identidad crossover con el nuevo Kadjar

Más acorde con el resto de su linaje SUV, la versión 2019 del Renault Kadjar pone el acento en la calidad, la ergonomía y el confort, a la vez que renueva su propuesta de mecánicas

26.12.2018 | 14:47
Renault Kadjar

Buenas influencias en las versiones 4x4

  • En cuanto a su sistema de tracción total, el Kadjar también aprovecha sus buenos 'contactos'. En este caso la influencia es mucho más cercana, ya que su socia de Alianza, Nissan, le aporta este dispositivo con tres modos de uso: 2WD o tracción delantera; Auto y Lock. El segundo reparte el par de forma automática, llegando a equilibrar esa fuerza entre ambos ejes en un 50/50. La última de las posiciones del selector 'bloquea' ese reparto equitativo para un uso off-road a una velocidad máxima de 40 km/h.
  • Las pistas de tierra no están en absoluto prohibidas para las versiones 4x2 del Kadjar con Extended Grip, un sistema que optimiza la capacidad de tracción de las ruedas delanteras en condiciones de agarre deficientes y también sobre tres modos o posiciones: carretera, suelo blando y experto. Los neumáticos tipo 'Mud & Snow' también desempeñan su papel sobre nieve, arena o barro.

Aunque se subió al tren de los todocaminos compactos cuando éste iba a toda mecha, Renault ha comercializado en alrededor de tres años más de 450.000 unidades de su Kadjar. Confirmado como un sólido pilar de su alineación de modelos, la completa reformulación del Koleos y la presencia de un experto en el arte de la seducción crossover como el Captur, el SUV compacto ha tenido que ponerse al día sobre los vectores del diseño, el confort y un menor impacto medioambiental de sus motores.

Si el Kadjar es en su línea más sofisticado y ambicioso es porque el equipo de diseñadores de la marca del rombo completan con él la armonización de su rama todocamino. Cambios graduales en realidad porque entre los argumentos esgrimidos con mayor frecuencia por sus compradores, el diseño estaba el primero. La evolución se produce en una dirección: la del refinamiento.

Un 'must' en toda reestilización de Renault es la firma luminosa en forma de C –lo que la marca llama C-Shape– y que ahora, en el Kadjar, integra tanto las funciones de intermitente como las luces diurnas, siempre con tecnología LED. Este tipo de iluminación se extiende también a los antiniebla (ahora rectangulares) según acabados, así como a los pilotos posteriores y luz de marcha atrás.

Pero no sólo las ópticas refrescan el Kadjar. Para empezar, la calandra es nueva, más ancha y con pinceladas cromadas, mientras hay un mayor número de elementos de la carrocería uniformadas con el propio tono exterior. A propósito del color, hay tres nuevos: verde oliva, azul rayo y gris 'Highland'. Asimismo, hay toques en cromo en la parte trasera y, en el techo, la antena puede ser de tipo tiburón en los acabados más elevados. Renault también ha enriquecido su colección de llantas con dos nuevos tipos de 17 y 19 pulgadas.

El Kadjar tenía margen de mejora en su interior y en Renault habían tomado buena nota de ello. Calidad y ergonomía han sido el mantra que ha guiado este rediseño, algo que se aprecia en los nuevos asientos con reglaje de longitud, espumas de doble densidad para un mayor confort y resaltes laterales más firmes.

Mediante embellecedores en cromo satinado en la consola, empuñaduras de puertas y difusores de aire, además de mandos retroiluminados para los elevalunas o el regulador de los retrovisores eléctricos en los nuevos paneles de puertas, el interior del Kadjar transmite mayor calidad. Incide en esta impresión los nuevos colores y texturas para los tapizados. El control del climatizador automático se sirve de tres mandos rotatorios con visualizadores en el centro para un uso más sencillo.

Una pantalla superior

En plena era digital, el 'remake' del interior no podía dejar de afectar a la pantalla multimedia táctil de siete pulgadas del salpicadero. Con tecnología capacitiva, el nivel de sensibilidad y luminosidad es superior, además los controles del sistema R-Link 2 se ubican a ambos lados del display. A juego con todo ese puesto de conducción más ergonómico, se contextualiza de una forma más natural en el salpicadero.

El territorio SUV no está ni mucho menos reñido con la deportividad, de hecho, hay marcas que han hecho de esta característica su bandera en este segmento. Renault recurre a un nuevo acabado, el Black Edition, que tira de agresividad para marcar distancias en aspectos como sus llantas de 19'', sus protecciones en contraste, las carcasas de los retrovisores exteriores en color negro y, en cabina, por su tapizado en alcántara y el techo de acabado oscuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook