08 de diciembre de 2018
08.12.2018
Futuro

Audi e-tron, eléctrico en clave deportiva

En su rumbo hacia un futuro eléctrico, Audi mete la tercera velocidad al adelantar lo que será el e-tron GT

08.12.2018 | 11:59
Audi e-tron GT

Dinamismo y garantía de vértigo

  • Un detalle que deja claro el potencial dinámico del e-tron GT es que su centro de gravedad es tan bajo que se sitúa en unos valores próximos a los del R8. Si a eso le sumamos la dirección a las cuatro ruedas, la tracción total quattro, los 590 CV y una capacidad de aceleración de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos (200 km/h en 12 segundos), este vehículo 100% eléctrico es garantía de vértigo. Aunque podría dejar atrás los 240 km/h, los ingenieros de Ingolstadt han establecido ese límite en aras de una mayor autonomía. Además, la marca asegura que la refrigeración del conjunto motriz y las baterías hace posible exprimir al máximo su capacidad de aceleración sucesivamente.

Porque, si no se han dado cuenta todavía, libérense de ese prejuicio según el cual todos los coches eléctricos serán insípidos y aburridos. Como en la era de los motores de explosión, va a haber donde elegir y, de momento, Audi propone dos modelos más funcionales y enfoque SUV y otro claramente deportivo como este e-tron GT que, consciente de la responsabilidad de su apellido, se diferencia por una carrocería larga (4,96 metros), ancha (1,96 metros) y afilado como un bisturí (1,38 metros de alto). Será una realidad en un par de años.

La línea de techo en caída o la cabina que se estrecha a medida que se acerca al alerón trasero son una evolución del estilo actual de Audi, aunque el e-tron GT ya adelanta otros rasgos que serán norma en un futuro muy próximo. Como, quizá, la parrilla Singleframe aún más horizontal y con una mitad superior pintada en color de la carrocería. Se aprecian influencias de prototipos de la marca (como el PB18 e-tron y el Aicon) en el capó y de modelos que son ya una realidad como el Q8 en la franja de luz que cruza de extremo a extremo la zaga. El equipo lumínico no puede ser más avanzado: faros matrix LED con luz láser y con una animación secuencial en forma de ola.

Su esqueleto marida fibra de carbono, aluminio y acero de alta resistencia para pasar la prueba de la báscula. Por su parte, el túnel de viento ha moldeado el difusor trasero o las tomas de aire de frontal y pasos de rueda que enfrían frenos y conjunto de baterías. Incluso las llantas de 22'' con cinco brazos dobles reducen la resistencia aerodinámica al mismo tiempo que proveen de aire fresco al sistema de frenos.

No hay más que echar una primera ojeada al interior para comprobar la libertad creativa que los diseñadores están teniendo a la hora de dar forma a esta gama e-tron. Es cierto, no obstante, que influye en esa primera impresión el uso de materiales sostenibles como el cuero sintético y tejidos hechos con fibras recicladas en techo, cojines de asientos, moqueta, etcétera, que dan un acabado más desenfadado, alternativo y claro a todo el habitáculo. Sin embargo, se mantienen la instrumentación digital, la pantalla táctil sobre la consola central con el característico acabado 'black panel' y los asientos deportivos.

Al margen de ello, con una distancia entre ejes de 2,9 metros y una inteligente ubicación de las baterías (en los bajos y entre los dos ejes), el interior cuenta con espacio suficiente como para merecerse esa etiqueta Gran Turismo. El equipaje no será un inconveniente porque su maletero ofrece 450 litros de capacidad que se suman a los 100 adicionales bajó el capó delantero. Pero todo esto sería inútil si el radio de acción del e-tron GT es limitado. Audi ha anunciado una autonomía superior a los 400 km de acuerdo con el estándar de medición WLTP.

Distintas alternativas de recarga

La capacidad de esa batería de iones de litio es de 90 kWh. Como en los demás e-tron, el sistema de recuperación de energía obra el milagro de aumentar en un 30% su autonomía actuando en distintas etapas según el nivel de deceleración. Hasta 0,3 g, los motores eléctricos actúan como generadores para devolver carga a las baterías; a partir de los 0,3 g entran en acción los discos carbocerámicos de alto rendimiento.

Este prototipo está preparado para cargarse mediante un cable convencional o a través de un sistema de inducción, el Audi Wireless Charging, cuyo funcionamiento se basa en una bobina conectada a la red eléctrica situada en el suelo de la plaza de estacionamiento y que trabaja con una potencia de 11 kW. Con este dispositivo se requiere de una noche completa para regenerar las baterías, por lo que si se necesita hacer esta operación en menor tiempo, se puede aprovechar la recarga con cable de 800 voltios. Con esta potencia, en sólo veinte minutos, se puede recargar hasta en un 80%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook