26 de noviembre de 2018
26.11.2018
Mitsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi Outlander PHEV, la ambición de un líder

Mitsubishi robustece el todocamino híbrido enchufable más vendido de toda Europa con mejoras en su unidad de potencia, electrónica, chasis, refinamiento y diseño

26.11.2018 | 15:29
Mitsubishi Outlander PHEV

Un acuerdo estratégico

  • Muchos de los que barruntan la idea de hacerse con un eléctrico o con un híbrido enchufable comparten la misma inquietud: cómo recargarlo. Para despejar dudas, Mitsubishi ha llegado a un acuerdo con Endesa para ofrecer a los propietarios de un nuevo Outlander PHEV su 'Solución Integral Recarga de Vehículo Eléctrico' por la que esta compañía se encarga de la instalación del punto de carga pudiéndose acoger además a una tarifa especial (Tempo Zero Vehículos Eléctrico aplicable desde la una de la madrugada y hasta las siete) por la que, mensualmente, regala los 100 kWh de carga y el resto se bonifica en un 60%.

Hace ahora cinco años, Mitsubishi apostó al verde y ganó. En octubre de 2013 lanzó el Outlander PHEV y desde 2015 ha venido situándose en cabeza del ranking de los híbridos enchufables más vendidos en Europa. Ahora, en terreno abonado para cualquier tipo de vehículo bajo en emisiones, introduce una serie de evoluciones para consolidar esa posición.

Empezando por su 'unidad de potencia', compuesta por el motor térmico, los dos eléctricos (uno delante y otro detrás) y el generador. El propulsor convencional ahora es 2.4 (antes 2.0) y de ciclo Atkinson (muy común entre los híbridos) porque, según el fabricante japonés, asegura una mayor eficiencia energética.

En un entorno de generalización del 'downsizing', se recurre a un motor de mayor cilindrada para mejorar el rendimiento mediante más par a bajas revoluciones; menor ruido, mejores aceleraciones y, en última instancia, ante una baja demanda de potencia, un menor consumo y emisiones. Así, este propulsor alcanza los 135 CV a 4.500 rpm (antes 121) y el par los 211 Nm a 4.500 rpm (antes 190).

Todo el grupo propulsor mejora su rendimiento. El generador incrementa su potencia en un 10% y el motor eléctrico alcanza los 95 CV. Incluso la batería mejora en un 10% (13,8 kWh) su capacidad mediante nuevas celdas. Con todo ello, el Outlander PHEV está preparado para que su velocidad máxima pase de 125 a 135 km/h en modo completamente eléctrico (EV).

Pero, por encima de todo, además de ser un híbrido enchufable, el Outlander PHEV es un coche y se somete también al escrutinio de ese concepto tan etéreo y, a la vez, tan importante de la dinámica de conducción. Su estructura se hace ahora con una nueva soldadura adhesiva que incrementa su rigidez. La dirección es, según la marca, "más comunicativa', es decir, transmite más sensaciones al conductor, y los amortiguadores, con un aumento del diámetro del cilindro en el tren trasero, mejoran su capacidad de absorción. Por último, los frenos delanteros pueden ser ventilados, lo que unido a su mayor diámetro (320 mm por los 294 mm del modelo anterior) los hace menos propensos a la fatiga.

También es un todocamino que presume de contar con tracción total y ahora su Super-All Wheel Control (S-AWC) desarrollado en el Mundial de Rallies por Mitsubishi e importado directamente del Lancer Evolution, implementa dos modos adicionales. El primero es el 'Sport' y aporta una sensación de aceleración más clara y mejor agarre al tomar curvas cerradas; el segundo es el 'Snow' y actúa maximizando el agarre en zonas nevadas, muy nevadas y heladas, tanto al acelerar desde parado como al afrontar un viraje. Mantiene los modos 'Eco', 'Normal' y 'Lock', éste último exclusivo para transitar por zonas especialmente agrestes.

En cuando a diseño, Mitsubishi sólo ha tenido que dar algunas pinceladas de renovación después del profundo cambio que supuso la versión de 2016. Preserva su identidad, pero añade una nueva parrilla, biseles para los faros antiniebla, paragolpes y unas ópticas LED que, según el fabricante, redundan en ese aire tecnológico que envuelve al híbrido enchufable. Refresca la línea lateral un alerón de techo sobredimensionado, igual que las nuevas llantas de 18'' con diseño de radios múltiples con dos tonos de cromado.

Más sutiles aún son los cambios en el habitáculo. Solo los asientos, que ahora tienen contornos más resaltados y disponibles con tapizado en cuaso de alta calidad, y los paneles de las puertas, que se hacen con superficies mullidas. Muchas de las pequeñas evoluciones que presenta la cabina son la respuesta de Mitsubishi a las opiniones de sus clientes europeos. Por ejemplo, la nueva ubicación de los puertos USB, el nuevo interruptor del S-AWC, el botón Sport, el conmutador de los distintos modos o la ubicación de unas salidas de ventilación específicas para las plazas traseras.

El cuadro de instrumentos es ahora más claro y más intuitivo al informar sobre todo el componente híbrido de su sistema de propulsión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook