02 de noviembre de 2018
02.11.2018
Hyundai i20

Hyundai pone en forma el i20

Junto a una serie de leves cambios en su diseño, la actualización de las tres carrocerías del Hyundai i20 aprovecha para ponerse al día en sistemas de seguridad activa y conectividad

02.11.2018 | 16:56
Hyundai i20 2018.
Hyundai i20 2018.

Un nombre, varios dispositivos de seguridad

  • Todos los refuerzos que incorpora el nuevo i20 en seguridad activa se engloban en el paquete SmartSense que ahora evoluciona mediante nuevas funciones como el asistente de mantenimiento de carril (LKA), que funciona a partir de 60 km/h; el asistente para evitar colisiones frontales (FCA), que reduce el riesgo de sufrir un accidente en ciudad o en trayectos interurbanos; el asistente de luces largas (HBA), que las activa o desactiva según haya o no tráfico en sentido contrario; y la alerta de atención del conductor.
  • Éste último ´monitoriza´ al conductor y al primer síntoma de fatiga, aconseja que se tome un descanso. Es capaz de detectarlo teniendo en cuenta el ángulo del volante, la fuerza que se ejerce sobre él o la posición del coche en la carretera y reacciona emitiendo un sonido y mostrando un mensaje en el cuadro de instrumentos. El conductor puede ajustar la sensibilidad del sistema.

Hyundai refresca su apuesta en segmento B con una 'enhanced version' del i20. Aunque habrá que esperar hasta el verano para que Hyundai Canarias despliegue todo su catálogo de carrocerías (Coupé y Active), el primer reemplazo del actual Hyundai i20 llega con la variante cinco puertas que estrena actualizaciones en su línea exterior e interior, más seguridad, mejor conectividad, versiones con caja de cambios 7DCT y sistema de arranque y parada automático de serie.

En sus dos generaciones, el i20, mascarón de proa del programa de Hyundai en el Mundial de Rallies, se ha hecho con una sólida posición como segundo modelo más vendido en Europa. Desde el lanzamiento de la generación actual en 2014, en Canarias hay circulando más de 900 unidades de este coche.

Como todos los Hyundai de nuevo cuño, el i20 se apropia de la nueva parrilla 'en cascada' con un patrón que le da volumen y, también en el frontal, unos bajos más sofisticados. El cambio es mucho más acusado en la parte trasera, que se hace con unos nuevos pilotos más deportivos y un paragolpes bitono con incrustaciones en tonos oscuros. A diferencia del anterior i20, la matrícula deja de estar en una posición baja y pasa al portón. Con ello, los diseñadores de la marca han querido aportarle un aspecto más limpio.

La marca coreana sucumbe a la tendencia de los exteriores bitono en las carrocerías cinco puertas y Active (la más crossover) para multiplicar hasta 17 el número de combinaciones al poderse decorar el techo en negro en contraste con los diez colores de la carrocería de los que tres son de nueva incorporación. Las llantas de aleación de 15 y 16 pulgadas también son nuevas.

Mediante el techo solar panorámico opcional el interior puede inundarse de luz y así presumir de los colores interiores 'Blue Point' y 'Red Point' visibles en salpicaderos y el entorno de los tiradores de las puertas. Hyundai mantiene los acabados más discretos y convencionales en negro y azul 'Greyish'. No hay cambios ni en las cotas ni en la distribución de la cabina, con lo que mantiene intacta su habitabilidad y un maletero con 326 litros de capacidad.

En sistemas de infoentretenimiento y conectividad, no hay marca que pueda darse un respiro y menos en un segmento tan proclive a un público joven. El dispositivo más avanzado (hay tres distintos) lleva aparejada una pantalla de siete pulgadas con integración de teléfonos inteligentes mediante Apple CarPlay y Android Auto con los que se puede emplear el navegador del propio móvil mientras se carga mediante la toma USB.

No descuida el apartado dinámico, aunque las evoluciones se centran en buena medida en el tren delantero con una dirección más directa para crear un vínculo más estrecho con el conductor. La marca afirma que con este cambio el i20 es "más ágil y más divertido" de conducir. Amortiguadores y ruedas también se han mejorado para hacerlo más confortable en carreteras con asfalto irregular.

Si hablamos de diversión, las versiones con motores turbo la traen 'de serie'. Hyundai dobla su oferta con el 1.0 T-GDI (inyección directa) en variante de 100 o 120 CV, con la diferencia de que, además del cambio manual, ahora incorpora la transmisión de doble embrague y siete marchas 7DCT. El tercer escalón de motorización, el más básico, lo establece el motor 1.2 MPI (inyección multipunto) de 84 CV. Todos ellos incorporan de serie el sistema de parada y arranque automático.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook