26 de octubre de 2018
26.10.2018
Volkswagen T-Cross

Volkswagen T-Cross, el pequeño capricho

El SUV más compacto de la marca de Wolfsburgo llegará a los concesionarios canarios en la primavera de 2019 y se fabricará en España

27.10.2018 | 00:21
Volkswagen T-Cross
Volkswagen T-Cross

Desenfadado y customizable

  • Como era de esperar al pertenecer al segmento más proclive a ello, su interior abre campo a la personalización mediante inserciones decorativas para el salpicadero, insertos decorativos en el volante y consola central a juego, asiento bicolores y retrovisores exteriores y llantas en el mismo color. Habrá tres a escoger: negro, naranja energético y bambú. El volante es nuevo y la iluminación ambiental juega su papel. Volkswagen Canarias ya ha adelantado que habrá numerosos paquetes y equipamientos opcionales.

Decir que Volkswagen no ha podido evitar caer en la moda crossover no es del todo correcto. Más bien, las ventas le han abocado a esta apuesta tardía pero tan convencida como efectiva. Precedido del enorme éxito del T-Roc, la marca presentó el pasado jueves en Ámsterdam el T-Cross, otro modelo completamente nuevo en su gama y que se posiciona como umbral de entrada a la familia T. Ya saben, la de los Touareg, Tiguan, T-Roc y, ahora, T-Cross.

Mide 4,11 metros de longitud (12 centímetros menos que el siguiente peldaño en esa gama) y, sin embargo, mide prácticamente lo mismo de alto (1,56). Su batalla, de 2,56 metros, también es muy similar, de ahí que en Volkswagen aseguren que su interior es muy espacioso. El volumen de carga de su maletero, sin ir más lejos, oscila entre los 385 y los 455 litros al poderse desplazar la banqueta de los asientos traseros 14 cm.

Volkswagen parece haberle tomado la medida rápidamente a esto de crear SUV muy compactos y de estilo informal. Hay que celebrar que con él se confirma la individualización de cada nuevo modelo de Volkswagen, ya que aunque hay demasiados genes T-Roc en su frontal, lateral y espalda son genuinas del T-Cross. Ningún otro modelo de su oferta emplea una solución como la de las ópticas posteriores conectadas mediante una amplia banda reflectora enmarcada mediante un embellecedor oscuro.

En cuanto a asistentes y tecnología aplicada a la seguridad activa, Volkswagen replica el mismo modus operandi que con toda su última generación de modelos al poner a su servicio el sistema de vigilancia Front Assist con detección de peatones y frenada de emergencia, el sistema de aviso de cambio de carril Lane Assist, el asistente de arranque en pendiente, el de ángulo muerto y el de salida del aparcamiento. Para el mercado isleño habrá dos motores gasolina 1.0 TSI de 95 y 115 CV y un 1.6 TDI diésel con 95 CV.

Por si todo esto no fuera suficiente para recibir con los brazos abiertos al pequeño crossover de Volkswagen, además, se fabricará en la planta que el grupo tiene en Navarra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook