26 de octubre de 2018
26.10.2018
Mercedes-Benz Clase C

La inteligencia emocional del Mercedes-Benz Clase C

Frontal, ópticas y pilotos posteriores de todas estas versiones reciben pinceladas que van de la deportividad a la emoción

27.10.2018 | 00:18
Mercedes Benz Clase C
Mercedes Benz Clase C

Una versión con hibridación ligera

  • Mercedes-Benz ha entrado en un inexorable proceso de electrificación. Éste puede ser de alta intensidad (nueva gama EQ) o de baja intensidad mediante la hibridación de versiones como la C 200. Ésta emplea un motor eléctrico de 48 voltios de 10 kW que, en determinadas condiciones, aporta un par motor adicional de 160 Nm al propulsor térmico de 184 CV reduciendo al mismo tiempo consumo y emisiones. Este pequeño motor aporta 14 CV adicionales con la función EQ Boost que actúan en el impás hasta que el turbocompresor alcanza su presión máxima; ayudando a recuperar el régimen de giro ideal para acortar la duración de los cambios de la caja automática; o en fases de circulación ´a vela´.

El más prestacional

  • El pabellón de las prestaciones la defiende entre los nuevos Clase C el Mercedes-AMG C 63, cuyo motor ´cuatro litros´ V8 biturbo genera en la versión S 510 CV. Con esa estampida trotando bajo el capó y con los 700 Nm de par máximo, esprinta hasta los 100 km/h desde parado en cuatro segundos (carrocería berlina). Como no podía ser de otra forma, este sensacional motor va indisolublemente unido al cambio AMG Speedshift MCT 9G con embrague multidisco bañado en aceite, autoblocante trasero de control electrónico, AMG Traction Control con nueve niveles y suspensiones con AMG Ride Control.

Cada vez que la marca de la estrella renueva alguno de sus modelos, durante algunos segundos, el mundo (del motor) se para. Eso ha sucedido con el Clase C, que en su quinto año de producción da entrada a una serie de novedades en todas sus carrocerías: coupé, cabrio, berlina y Estate.

Los faros delanteros (LED High Performance de serie en nuestro mercado) y los pilotos traseros perfilan en mayor medida sus contornos y, según versiones, frontal y trasera añaden listones decorativos o bajos deportivos de nueva factura. El interior hace suyo el concepto de lujo moderno al engarzar calidad artesanal con componentes tecnológicos de primer nivel. Esa artesanía se aprecia en los nuevos embellecedores de madera de poros abiertos, mientras que ese aire futurista emerge en el cuadro de instrumentos digitalizado opcional de 12,3", el visualizador de medios más grande (10,25"), el volante con función Touch Control o la iluminación ambiental de 64 colores.

A propósito de la iluminación, ésta puede interactuar con un sistema que es puro lujo y forma parte de la infinidad de opcionales del nuevo Clase C. Se llama control de confort Energizing y combina el sistema de climatización, la función de masaje de los asientos y efectos de luz, imágenes (en la pantalla multimedia) y música para crear uno de los seis ambientes a elegir.

Da una idea del salto que da en cuanto a asistentes el que se ponga, literalmente, a la altura del Clase S. Como otros hermanos de gama, avanza hacia la automatización al apoyarse muchos de sus asistentes en los datos de navegación. Así, el asistente activo de distancia Distronic puede adaptar la velocidad no sólo al tráfico, también al trazado de la ruta (curvas, cruces, etcétera). También se hace con el asistente activo de dirección, el asistente activo para cambio de carril o el de parada de emergencia. Es de serie el asistente de frenado activo con funciones ampliadas al ser capaz de detectar un riesgo de colisión con vehículos que vayan más lentos, que estén parados o con peatones y ciclistas que cruzan la carretera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook