29 de julio de 2010
29.07.2010

Libertad manoseada

28.07.2010 | 04:00

Sobre la detención del dirigente popular y varios empresarios en Alicante convendría hacer algunas matizaciones. Aunque, lo peor está en la sensación que muchos españoles han descubierto, es decir, la utilización de la policía por los políticos para fines distintos de los señalados por la ley. Cuando esto sucede se atenta al Estado de Derecho. El señor Rajoy ha dicho que lo sucedido en Alicante es poco ejemplar. Adjetivo incorrecto. Lo sucedido es legal o ilegal, y si es ilegal puede ser delictivo. La ley dice que no caben detenciones arbitrarias. Por tanto, la policía tiene que justificar por qué la detención resultaba indispensable para la investigación penal. Y esto debe justificarse. Si no había destrucción de pruebas o riesgo de fuga, entonces la detención es ilegal. Además, ¿por qué el señor Rubalcaba informó al señor Rajoy? ¿Implica esa información una violación del secreto de las diligencias? Para que un juez autorice la entrada y registro en una vivienda es necesario que el juez conozca el hecho que se investiga, quienes son los presuntos responsables y por qué ese registro es necesario para el esclarecimiento de los hechos supuestamente delictivos.

Es cierto que el juez ha imputado a los detenidos por varios delitos, pero esto no elimina lo anterior. Cabe una detención policial ilegal y una imputación judicial legal. Son cuestiones diferentes en el tiempo, en la forma y en el contenido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine